Primer Paso
      Olvido su clave?  

 

Artículo Seleccionado >>

Primer Paso

Por Matt Klaus

Por qué determinar la clasificación de la ocupación es un buen punto para comenzar con el diseño de un sistema de rociadores

Una decisión crítica al diseñar un sistema de rociadores para un edificio o parte de un edificio es determinar adecuadamente la clasificación de la ocupación. Esto establecerá muchos de los parámetros de diseño del edificio, incluido el espaciamiento de los rociadores, la densidad de la descarga y, posiblemente, la necesidad de una bomba de incendios. Si se asignara una clasificación de ocupación incorrecta, el sistema de rociadores podría estar significativamente sub-diseñado y podría resultar en una falla del sistema al momento de un incendio.


El concepto sobre la definición de la clasificación de ocupaciones en NFPA 13, Instalación de sistemas de rociadores, es muy diferente del concepto sobre clasificación de ocupaciones establecido en NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, y en códigos modelo de edificación. Las clasificaciones en estos códigos se enfocan en cómo se utiliza el espacio, mientras que en NFPA 13 la clasificación de ocupaciones se basa en las cargas de combustible y en los índices potenciales de liberación del calor de tales cargas.

Es importante para el diseñador que lea las diversas descripciones de la clasificación de ocupaciones contenidas en el Capítulo 5 de NFPA 13 para asignarle al edificio, o a una parte del mismo, y de la manera más exacta, la categoría adecuada. Para ayudar a los diseñadores a determinar la clasificación correcta, el comité técnico sobre criterios de descarga de sistemas de rociadores, ha incluido listas de ejemplos en el anexo para cada una de las clasificaciones de riesgo. Estas listas, que no están en el cuerpo de la norma y en consecuencia no son exigibles, se incluyen con propósitos de guía para ayudar a los diseñadores a identificar la categoría correcta y tomar las decisiones adecuadas.

Desafortunadamente, muchas personas han tomado estas listas como única fuente de información para la clasificación de ocupaciones y no leen las descripciones. Es importante recordar que lo que importa es la descripción, y no simplemente las listas del anexo. Si bien las listas del anexo podrían ser apropiadas en muchos casos, no siempre captan las características y cargas de combustible que establecen finalmente la clasificación adecuada.

Esto sucede, sobre todo, porque no todos los edificios y espacios son construidos por igual. Por ejemplo, podríamos tomar la clasificación de un gimnasio. En primer lugar, consideremos un gimnasio ubicado en una escuela primaria. Estos gimnasios a menudo se encuentran desprovistos de combustibles y son simplemente áreas para que los niños corran y jueguen. Comparemos este gimnasio con uno donde hay piscinas rellenas de goma espuma para saltar y colchonetas desparramadas por todo el piso, y es sencillo ver que, si bien ambos espacios son considerados gimnasios, el riesgo que presentan estos espacios varía de manera significativa.

Para el simple gimnasio como lugar de reunión, con una carga de combustible baja, de la escuela primaria, la descripción en la Sección 5.2 podría ser apropiada:

“Las ocupaciones con riesgo leve serán definidas como ocupaciones o partes de otras ocupaciones en las que la cantidad y/o combustibilidad de sus contenidos sean bajas y donde sean esperables incendios con un índice de liberación de calor relativamente bajo.”

No obstante, esta descripción podría no ser la adecuada para el gimnasio con la carga mayor de combustible. Con el fin de clasificar adecuadamente un espacio de estas características, el diseñador podría necesitar considerar las descripciones para riesgos ordinarios y riesgos extra.

El diseñador no debe engañarse al pensar en la simple función del espacio, sino que debe considerar atentamente los contenidos de la parte del edificio que se esté clasificando para determinar la categoría adecuada. Este proceso es un poco subjetivo, y la decisión debe ser discutida tempranamente con la autoridad competente en el proceso de diseño del sistema de rociadores.

Matt Klaus es ingeniero principal de protección contra incendios en NFPA y enlace de personal para NFPA 13, 13R, & 13D

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies