Observar las evidencias
      Olvido su clave?  

 

Artículo Seleccionado >>

Observar las evidencias

Por

Evidence Based

Cómo un hospital de Nueva Inglaterra utilizó el proceso de diseño basado en la evidencia para reconocer características de eficacia, ahorrar dinero, y, lo más importante, mejorar los resultados en los pacientes.

En 2005, el Centro Médico Baystate o BCM en Springfield, Massachusetts, lanzó un proceso para mejorar sus edificios más desactualizados y poder así satisfacer mejor las necesidades de su creciente población de pacientes. La idea de modernizar el BMC fue impulsada por los altos directivos de Baystate Health, con el objetivo de actualizar la antigua infraestructura y las habitaciones dobles para pacientes.

BMC ha servido como un pilar de la infraestructura del cuidado de la salud de la región durante más de un siglo. Los orígenes del hospital datan de 1870, cuando el Hospital de la Ciudad de Springfield era sólo uno de los 178 hospitales de cuidados intensivos en Estados Unidos. Fue renombrado Springfield Hospital en 1883 y se mudó a su ubicación actual en 1889. En la actualidad, BMC es el hospital más extenso dentro de Baystate Health System, una organización de cuidado de la salud integrada, multi institucional que atiende a 750000 personas en la región occidental de Nueva Inglaterra.

BMC ha sido reconocido a nivel nacional por su calidad, seguridad y excelencia de cuidados intensivos, y ha recibido un reconocimiento Magnet por parte del Centro Americano de Acreditaciones de Enfermería (ANCC), una distinción que ubica al personal de enfermería del hospital entre los más destacados de la nación.

El proceso de mejora comenzó con la elaboración de un plan maestro de 15 años diseñado por un comité directivo que incluyó miembros de la comisión ejecutiva, líderes clínicos, y a la gerencia de las instalaciones. El plan tenía como fin el reemplazo de la torre para atención de pacientes que se encontraba desactualizada por una ampliación en múltiples fases que formaría tres nuevas torres para pacientes.

La ampliación agregaría 640000 pies cuadrados al BMC, incluyendo la ampliación de sus servicios de internación de pacientes y de cuidados intensivos, agregado de un centro cardiovascular, agregado de camas de cuidados intensivos, médicas y quirúrgicas, expansión de las capacidades del departamento de emergencias, y la reubicación del hospital de niños—en resumen, crearía un “hospital del futuro”. Aproximadamente el 45 por ciento de la ampliación estaría construida como un espacio de reserva para un futuro crecimiento.

El plan maestro está formado por un proceso de múltiples fases, y cuatro de ellas ya se completaron. La construcción de la Fase 1, comenzó en 2009 y se completó a principios de 2012, incluyó la estructura exterior y el centro de la ampliación—la construcción de la totalidad de la estructura exterior de 640000 pies cuadrados en un comienzo ayudaría a ahorrar dinero en el transcurso del proyecto de múltiples años de duración—más 300000 pies cuadrados de acondicionamiento interior para un centro cardiovascular, seis salas de operaciones híbridas, 96 camas para internaciones médicas/quirúrgicas, y 30 camas para cuidados intensivos. La Fase 2, completada en el 2012, incluyó la construcción de las actualizaciones del vestíbulo y el café. La Fase 3 incluyó el reemplazo del departamento de emergencias existente por un departamento de urgencias de Nivel 1 y una sala de emergencias con 94 camas, y se completó también en el 2012. La planificación para el Ala Sur de la Fase 4, con 76 camas para internaciones médicas/quirúrgicas y 20 camas de cuidados intermedios, comenzó en el 2012, y se inauguró en el 2016. BMC ahora ocupa más de un millón de pies cuadrados y atiende a más de 80000 pacientes anualmente.

Mi rol en el desarrollo del Ala Sur de la Fase 4 de Baystate fue como ejecutivo del proyecto con Steffian Bradley Architects (SBA), una firma de diseño mundial con base en Boston. Una de nuestras áreas de especialización es la planificación del cuidado de la salud, y el comité directivo en BMC seleccionó al equipo de diseño en SBA para desarrollar e implementar el plan maestro de 15 años. Como parte de nuestro enfoque para desarrollar las áreas de pacientes de la Fase 4, utilizamos un diseño basado en la evidencia, o DBE, un proceso de ocho pasos que puede ayudar a la industria a tomar decisiones informadas basadas en la investigación sobre el entorno construido para lograr los mejores resultados posibles. A fines del 2012, una vez que las áreas de pacientes de la Fase 1 ya habían estado en funcionamiento por aproximadamente 9 meses, realizamos evaluaciones posteriores a la ocupación—componente crítico del DBE—de estas áreas y utilizamos la información para realizar importantes cambios en el diseño en las áreas para pacientes del Ala Sur de la Fase 4.

En el ecosistema actual del cuidado de la salud, en el que los reembolsos de Medicare/Medicaid se basan en mediciones de calidad como la seguridad, índices de infecciones, readmisiones, y satisfacción del paciente, el diseño del edificio es un aspecto sumamente importante del éxito final de las instalaciones para el cuidado de la salud.

Una creciente cantidad de evidencia ilustra el modo en que el entorno construido afecta el modo en que se brinda la atención, la seguridad de los pacientes, y la experiencia de los pacientes. Los componentes de la construcción como el diseño, la iluminación, la orientación, la acústica, el acceso a la naturaleza, el control de temperatura y la calidad del aire tienen todos un papel importante en la creación de un entorno que mejore los resultados y eficacia y que apoye la curación. Cuando se utiliza junto a los códigos y normas como NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, y NFPA 99, Instalaciones para el Cuidado de la Salud, el diseño basado en la evidencia, como lo ilustra el proyecto de Baystate, es una valiosa herramienta para alcanzar un diseño en cumplimiento que sea tanto funcional como un entorno construido y efectivo como un entorno en el que se cura.

A pesar de sus beneficios, el DBE sigue siendo un proceso que no es muy utilizado. Espero que la descripción del DBE aquí presentada, y su aplicación en el proyecto de Baystate, pueda demostrar los beneficios de su aplicación en estos ocho pasos en la actualización y construcción de las instalaciones para el cuidado de la salud. El proyecto de Baystate ilustra la importancia de invertir en estrategias de diseño que se basan en la investigación u opiniones informadas de las partes interesadas, llevando así a una mayor seguridad, entrega y experiencia de cuidado, y rentabilidad sobre la inversión.

1

Definir las metas y objetivos basados en la evidencia

El primer paso en la aplicación del proceso de diseño basado en la evidencia es la creación de un equipo interdisciplinario que determine una visión que defina las intenciones, dirección y objetivos para el proyecto. Definir las metas basadas en la evidencia e investigación ayuda a asegurar mejores resultados y una mejor rentabilidad sobre la inversión.

Baystate reconoció la importancia de reunir a su equipo multidisciplinario a principios del proceso para asegurarse de contar con la opinión de todas las partes interesadas. Los miembros de este equipo representaron a la administración del hospital, al personal clínico, así como al personal de nutrición y farmacia. Incluyó a una variedad de individuos que participaron en el diseño y construcción de la nueva ampliación, entre ellos, gerentes del proyecto, ingenieros y especialistas en servicios medioambientales.

E incluyó a pacientes y familiares—prácticamente cada una de las partes involucradas en el suministro y recepción de cuidado estuvo representada en las reuniones de diseño y evaluación. Quienes critican este proceso a veces se quejan de que suma tiempo a un proyecto, pero recibir la opinión de las partes interesadas clave y repasar las metas basadas en la evidencia ayuda a minimizar órdenes de cambio y asegura que el diseño final cumpla con los objetivos de la organización.

Se identificó que los objetivos clave del DBE mejoraron la eficacia del hospital y la experiencia diaria para los pacientes, familias, personal de apoyo y cuidadores; mejoraron el diseño y el entorno físico del hospital; y mejoraron la seguridad y protección de las instalaciones, la tranquilidad y privacidad, el acceso y orientación, y el diseño de las habitaciones para pacientes y baños. Por ejemplo, los objetivos del DBE llevaron a la creación de áreas de trabajo y apoyo tanto dentro como fuera de escena en las suites clínicas. El corredor “dentro de escena” fue diseñado para ser utilizado por pacientes, equipos de atención médica, familias y visitas, mientras que el corredor “fuera de escena” llevaba directamente a ascensores de servicio, que trasladan los carros de suministros con una conexión a las salas de apoyo reduciendo así el ruido y el desorden en el corredor de los pacientes. Un objetivo especialmente importante fue crear habitaciones individuales para pacientes y disposiciones de unidades eficientes para mejorar la satisfacción, la eficacia de la atención y la seguridad.

2

Encontrar fuentes para la evidencia relevante

Este paso por lo general incluye una revisión de la literatura para identificar investigación relevante e identificar las brechas en el conocimiento y oportunidades para estudios futuros de investigación.

Se utilizaron diferentes tipos de evidencia para ayudar a informar las decisiones de diseño del BMC. Una serie de estudios de investigación y estudios de caso se citan en la bibliografía del proyecto, entre ellos un conocido estudio que demuestra que los pacientes con habitaciones con vista a la naturaleza requieren de menos dosis de medicación para el dolor, experimentan menos complicaciones y se recuperan más rápido que los pacientes con vista a muros de ladrillo. Se realizaron evaluaciones posteriores a la ocupación con pacientes del BMC; las 96 habitaciones construidas en la Fase 1 fueron diseñadas para ser utilizadas durante 8-12 meses de modo que el equipo del proyecto y diseño pudiera evaluar qué tan bien funcionó el diseño inicial de las habitaciones para pacientes para cumplir con los objetivos pensados. La construcción de maquetas en base a las devoluciones recibidas de la Fase 1 ayudó al equipo a ver y experimentar el diseño en forma tridimensional de modo que pudiera evaluar y experimentar la disposición y diseño reales.

Las fuentes de evidencia incluyeron también encuestas y entrevistas, en las que se les pidió a los pacientes y miembros de sus familias que habían permanecido en habitaciones individuales que repasaran el diseño de la habitación para clasificar la importancia de las características de la habitación como la iluminación, temperatura ambiente, acceso a tecnología personal y médica, visibilidad del personal, y lugar para las visitas. Además, el equipo de diseño acompañó durante varios días al equipo clínico por los pisos de de pacientes internados, en diferentes horas del día para identificar las áreas a ser mejoradas. Estas incluyeron las configuraciones para las ubicaciones “dentro de escena” del equipo de atención médica, así como los muros de cabecera en las habitaciones, características arquitectónicas en habitaciones para pacientes que fusionan las funciones eléctricas y de gas medicinal en unidades únicas para maximizar la eficacia.

3

Interpretar la evidencia relevante de forma crítica

Este paso del DBE incluye el análisis de la investigación relevante para determinar si la evidencia es creíble y puede ser utilizada para informar a las hipótesis y diseño del proyecto.

Se tomó la decisión a principios del proceso de planificación de diseñar habitaciones individuales para pacientes.

Esta decisión fue respaldada por la investigación de la industria indicando que las habitaciones individuales para pacientes mejoran el sueño y la curación y contribuyen a disminuir los índices de infección. Los resultados de una encuesta posterior a la ocupación en Baystate confirmaron que cambiar de una habitación doble a una individual tuvo un impacto positivo en los pacientes, sus familias y el personal.

4

Crear e innovar conceptos del diseño basado en la evidencia

En este paso, el equipo traduce la evidencia relevante en pautas de diseño y conceptos preliminares de diseño.

En Baystate, el proceso de diseño basado en la evidencia podría generar innovaciones inesperadas.

La capacidad para involucrar al contratista, los oficios más importantes, y al asesor de seguridad humana a principios del proceso de planificación y mantenerlos involucrados en todo el proyecto ayudó al equipo en Baystate a cumplir con los objetivos estéticos y de seguridad planeados y lograr ahorros de dinero en los costos.

Por ejemplo, gracias a que el asesor de seguridad humana, Code Red Consultants, estaba involucrado en el proceso de planificación, fue posible identificar un diseño más redituable de clapetas cortahumo. Esto generó un ahorro superior a $100000 dólares, así como ahorros permanentes en tiempo y dinero necesarios para mantener y evaluar las clapetas. Los conocimientos que se obtienen de este tipo de innovación pueden mejorar también el lenguaje del código de modo que todos puedan beneficiarse con este tipo de éxito.

5

Elaborar una hipótesis

En el proceso de DBE, las hipótesis ayudan a guiar la recolección de datos y brindar pautas para analizar e interpretar los datos.

El equipo del proyecto del BMC elaboró una hipótesis de que se podría optimizar el diseño y ubicación de las estaciones del equipo de atención médica para mejorar la comunicación interdisciplinaria, que a su vez podría llevar a mejoras en la satisfacción del personal, satisfacción del paciente, seguridad y resultados.

El equipo asimismo planteó la hipótesis de que los equipos en el diseño de la habitación para pacientes en la Fase 1 podrían desarrollarse más profundamente para brindar un espacio más seguro y ergonómico para mejorar el entorno para la curación. Por ejemplo, la ubicación de Fase 1 de la computadora sobre el muro de cabecera dificultada la capacidad del personal para acceder al botón de emergencia médica extrema (código azul), que requiere de acción inmediata por parte de miembros adicionales del equipo de atención médica. Este posible problema fue mejorado en la maqueta del muro de cabecera de la Fase 4 al reubicar el botón del código azul, permitiendo un acceso directo por parte del personal al botón sin interferir con la computadora montada sobre el muro de cabecera.

6

Recopilar medidas basales de rendimiento

En este paso, el equipo de diseño evalúa los procesos actuales a nivel macro y define los métodos de medición que serán utilizados para medir los resultados.

Antes de diseñar la torre de pacientes del Ala Sur de la Fase 4 el equipo recopiló medidas basales de rendimiento en base a encuestas a los pacientes en las habitaciones individuales del Ala Oeste de la Fase 1. Los datos de la encuesta sugirieron que los pacientes gozaron de una mayor satisfacción con las habitaciones individuales a comparación de las unidades más antiguas en el campus de Baystate; el 90 por ciento sintió que las habitaciones para pacientes eran tranquilas durante la noche, a comparación del 75 por ciento anterior; el 95 por ciento sintió que las habitaciones y los baños estaban limpios, a comparación del 89 por ciento anterior, y el 95 por ciento sintió que los controles de la iluminación y de la temperatura creaban un ambiente agradable, a comparación del 75 por ciento anterior.

Las devoluciones de la encuesta generaron reuniones con el grupo de defensa de las familias de los pacientes en Baystate. Los representantes ofrecieron sus opiniones sobre qué características afectaron el ambiente y la funcionalidad de las habitaciones para pacientes. Las familias apreciaron las tres zonas independientes de las habitaciones para la enfermería, pacientes y espacios para las familias, así como los tonos cálidos de madera utilizados para la decoración. El muro de cabecera en madera natural fue parte de la impresión deseada de hospitalidad, haciendo que los pacientes y las visitas se sientan más a gusto. Los artefactos de iluminación para lectura fueron clave. Menos importancia se le dio, no obstante, a los cerámicos y apliques sobre el muro opuesto a la cabecera, características que los pacientes no observaron ni utilizaron. Se eliminaron las plataformas y estanterías de ebanistería ya que no estaban siendo utilizados ni por los médicos ni por los pacientes.  

La encuesta al equipo interdisciplinario confirmó las distancias problemáticas entre las estaciones de enfermería en la Fase 1. El campo visual era limitado; ya que se habían repartido las tareas del personal, las enfermeras no podían ver todas las habitaciones para pacientes desde una única estación de trabajo. Las áreas fuera de escena tenían mucho éxito, al reducir el ruido por el tráfico de carros en corredores y al agregar espacios para los equipos para colaborar con el equipo clínico. Ya que las áreas de trabajo de la Fase 1 no contaban con acceso directo a los corredores principales, la Fase 4 agregó una puerta y ventanas para contar con conexiones más directas entre las áreas de trabajo, corredores y estaciones de enfermería. Las estaciones descentralizadas de la Fase 1 se consolidaron en estaciones de mayor dimensión, con estaciones de enfermería en esquinas conectadas por áreas de trabajo abiertas de modo que el personal pueda verse entre sí de una estación a otra. Se construyeron conexiones directas entre las áreas de los equipos fuera de escena y las estaciones de enfermería.

7

Monitorear la implementación del diseño y construcción

Este paso permite realizar ajustes y brindar opiniones durante el proceso. El equipo del proyecto asegura que las estrategias de diseño se aplican según lo especificado en los documentos de diseño.

En las habitaciones para pacientes del Ala Oeste de la Fase 1, no resultaron redituables las cenefas de madera a medida que se habían puesto sobre los muros de cabecera y muros opuestos. Incluso así, los miembros del equipo de diseño se preocuparon por eliminar este elemento de diseño. Se encontró y se instaló una simple cenefa prefabricada que fue evaluada en la maqueta. El equipo rápidamente se dio cuenta de que la cenefa prefabricada funcionaría mucho mejor desde el punto de vista del mantenimiento y costo al mismo tiempo que lograría el mismo efecto estético que el componente construido a medida. Este simple cambio representó ahorros de entre $80000 y $90000 dólares en costos anticipados, con ahorros adicionales más adelante en costos de mantenimiento.

8

Medir los resultados de rendimiento posteriores a la ocupación

En el paso final, el equipo aplica el estudio de investigación como fue descrito en el plan para determinar si el diseño se está realizando según fue planificado. Este paso crítico puede ayudar a informar futuros diseños, pero es por lo general el paso menos utilizado en el proceso, ya que puede ser complicado y llevar mucho tiempo realizar una investigación posterior a la ocupación una vez que las instalaciones ya están en funcionamiento.

Al utilizar datos posteriores a la ocupación, el equipo del BMC aprendió que los pacientes deseaban tranquilidad, pero no en exceso. Los pacientes y sus familias a veces se sienten aislados en el Ala Oeste de Fase 1 porque reportaron que sienten demasiada tranquilidad. Asimismo reportaron que no pudieron encontrar al personal en las estaciones de enfermería; la cantidad de estaciones de enfermería aumentó, lo que significó una disminución en la cantidad de pasos para los equipos de atención médica, pero también significó contar con menos personal en cada estación, lo que llevó a generar una sensación de mayor soledad tanto en el personal de enfermería como en los pacientes. El equipo del proyecto interdisciplinario utilizó todos estos datos para mejorar el diseño del Ala Sur de la Fase 4. En lugar de las siente pequeñas estaciones de enfermería utilizadas en la Fase 1, el nuevo diseño utilizó cuatro estaciones con una dimensión apenas mayor.

Mirando hacia adelante

Con la ayuda de un proceso de diseño basado en la evidencia, el proyecto del Ala Sur de la Fase 4 se completó tres meses antes de lo planificado y con un ahorro en costos superior al millón de dólares.

Lamentablemente, Baystate es una historia de éxito increíble pero poco común, ya que el DBE sigue siendo una herramienta poco utilizada y menospreciada para que las partes interesadas en el cuidado de la salud saquen el mejor provecho del proceso de diseño y construcción. Construir el hospital del futuro en múltiples fases le permite al equipo tomarse su tiempo entre las fases para aprender de los diseños y modelos operativos anteriores.

He trabajado en una serie de proyectos para el cuidado de la salud en años recientes en los que se utilizó el diseño basado en la evidencia y se informó el diseño, mejorando el modelo operativo y permitiendo mayor flexibilidad y crecimiento en las instalaciones. Estos son los tipos de lecciones aprendidas que pueden y deben aplicarse en otros proyectos. Este tipo de innovación de la gerencia del proyecto se necesita con urgencia en estos tiempos en los que se ejerce cada vez más presión regulatoria sobre el cuidado de la salud con presupuestos cada vez más bajos.

Baystate ha tomado en serio la lección. Se está programando una tercera nueva ala para pacientes cuya construcción comenzaría en algún momento durante los próximos 3-5 años, y el equipo, incluso Baystate y sus socios de diseño y construcción, planean implementar el mismo proceso de diseño basado en la evidencia para continuar mejorando el campus de BMC.

Kirsten Waltz es presidente de operaciones en EE. UU. para Steffian Bradley Architects. Lynn Kenney, directora de relaciones industriales para el Centro de Diseño de la Salud, contribuyó con este artículo.

Para obtener herramientas, investigación y estudios de casos adicionales de diseño basado en la evidencia, visite healthdesign.org.

La extensa ampliación en forma de U agregó 640000 pies cuadrados al Centro Médico Baystate. La construcción de la Fase 1, mostrada en púrpura, incluyó un centro cardiovascular, salas de operaciones, y camas para pacientes, y se completó en el 2012. Se aplicó un proceso basado en la evidencia a la Fase 1 y se informó a la construcción del ala de la Fase 4, mostrada en azul, que incluyó casi 100 camas para pacientes y se completó en el 2016.

Se realizaron algunos cambios en el ala de la Fase 4 como resultado de la evaluación basada en la evidencia del ala de la Fase 1. Aquí, se muestra en la parte superior el muro de cabecera de la habitación para pacientes internados de la Fase 1, con los cambios para la Fase 4, así como los elementos que se mantuvieron, indicados a continuación.

1. Eliminación de apliques no utilizados por pacientes. 2. Eliminación de plafones a medida, reemplazados por artefactos de luz que mantenían diferentes niveles de iluminación; 3. Se mantuvo la zona de enfermería con una iluminación independiente; 4. Se mantuvieron los tonos cálidos en madera para conservar la apariencia estética deseada de hospitalidad.

Como parte de este esfuerzo por crear un “hospital del futuro”, BMC ha incorporado elementos orientados al paciente, entre ellos un “jardín terapéutico”.

Aprender de los errores

Una muestra de los desafíos de cumplimiento para el Centro Médico Baystate

Comenzando en el 2012, poco tiempo después de la inauguración de su Ala Oeste de la Fase 1, el Centro Médico Baystate recibió viarias citaciones de la Comisión Conjunta, una organización de acreditación de hospitales aprobada por los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), por áreas que no estaban en cumplimiento con NFPA 101®, Código de Seguridad Humana. En ese entonces, el cumplimiento con el código se basaba en la edición 2000 de NFPA 101; los CMS se habían actualizado desde entonces a la edición 2012 del código. Las correcciones necesarias para solucionar estas cuestiones consumieron valiosos recursos y perturbaron áreas de atención de pacientes ocupadas.

Si bien el proceso de diseño basado en la evidencia no aborda específicamente el cumplimiento con el código, el hecho de haber formado un equipo multidisciplinario a principios del proceso de diseño ayudó a Baystate a mitigar estos problemas de incumplimiento y ahorrar dinero. El equipo pudo asimismo considerar soluciones de cumplimiento con el código que apoyaron los objetivos del diseño basado en la evidencia. Los problemas identificados en las citaciones de La Comisión Conjunta fueron repasados como parte de un proceso para ayudar a los equipos de diseño y construcción de Baystate a evitar que vuelvan a ocurrir problemas como estos.

Los problemas clave de incumplimiento incluyeron:

Rebajes de puertas

NFPA 101 hace referencia a NFPA 80, Puertas Cortafuego y Otras Protecciones de Aberturas, que limita los rebajes de puertas a un máximo de tres cuartos de pulgada para las puertas con certificación de resistencia al fuego. Se pueden observar rebajes más extensos en la construcción nueva debido a las variaciones en el piso o la nivelación de la puerta una vez colocada. Para permitir variaciones en la construcción del piso, las especificaciones deben exigir un rebaje de puerta máximo de cinco octavos de pulgada.

Rodapiés de puertas

NFPA 80 permite rodapiés de puertas no rotulados de hasta 16 pulgadas. Las puertas con resistencia al fuego son con frecuencia identificadas en nuestra experiencia con rodapiés aplicados en campo, no rotulados superiores a las 16 pulgadas por sobre el piso.

Las puertas con certificación de resistencia al fuego pueden contar con rodapiés instalados en la puerta si son parte del listado de la puerta y están adecuadamente rotulados. La única excepción a esto figura en NFPA 101, que permite la instalación de placas de protección no certificadas, aplicadas en campo en puertas con certificación contra incendios/humo en barreras cortahumo y en áreas peligrosas que se extienden no más de 48 pulgadas por encima de la parte inferior de la puerta. Estos requisitos deben ser revisados y coordinados con el cronograma de puertas para asegurar que cualquier puerta que requiera rodapiés cumpla con estas disposiciones.

Herrajes autocerrantes de puertas

NFPA 101 exige que muchas puertas con certificación contra incendios en las ocupaciones para el cuidado de la salud sean instaladas con herrajes autocerrantes o automáticos. Los cierrapuertas por lo general se instalan y colocan antes del regulador de equilibrio, lo que puede producir la falla del cierre con pestillo de puertas al estar cerradas. Se recomienda que se coloquen los cierrapuertas una vez completada la regulación de equilibrio, ya que las diferencias en la presión pueden afectar la capacidad de la puerta para cerrarse. Se debe verificar en campo el adecuado cierre y trabado de las puertas al abrir la puerta a 90 grados y soltarla.

Botones de pulsado para egreso en puertas

Las puertas de egreso de acceso controlado deben contar con un botón pulsador para el egreso como parte de su sistema de herrajes, y NFPA 101 exige que se instalen los herrajes a no más de cinco pies de las puertas. Hemos observado que estos botones se instalan a más de cinco pies de distancia de un dispositivo de apertura de la puerta. Se debe implementar un proceso durante la construcción para asegurar que se instale un herraje pulsador para el egreso dentro de un máximo de cinco pies.

Mantenimiento e inspección de las clapetas cortafuego y clapetas cortahumo

NFPA 80 exige que se instalen clapetas con puertas de acceso a no menos de 12 pulgadas cuadradas, o que cuenten con secciones de conductos removibles. Con frecuencia se instalan clapetas cortafuego y cortahumo sin medios de acceso en cumplimiento para un adecuado mantenimiento e inspección. Se debe proporcionar un acceso sin obstrucciones en todo el cielorraso o muro para tener ingreso al panel de acceso. Se deben revisar las especificaciones del diseño de clapetas para confirmar que estos requisitos están claramente descritos, y que existen procedimientos durante la construcción que aseguren la existencia de un acceso en cumplimiento.

Juntas de muros

NFPA 101 exige que las juntas creadas en las intersecciones de los muros con certificación de resistencia al fuego y los conjuntos de montaje de piso/cielorraso con certificación de resistencia al fuego estén protegidos por conjuntos de montaje de barreras cortafuego aprobados.

Durante los proyectos nuevos de construcción o remodelación, no obstante, estas juntas se dejan por lo general desprotegidas. Durante la construcción, se recomienda revisar la instalación del cabezal de la barrera cortafuego del muro antes de instalar cualquier sistema mecánico o de cielorraso en caída o mecánico que pudiera obstruir el acceso.

Penetraciones en muros

NFPA 101 exige que las penetraciones de muros certificados contra incendios estén selladas con un sistema de barrera cortafuego aprobado. Las mangas cableadas son por lo general dejadas para el final de los proyectos de construcción para que los departamentos de tecnología informática hagan pasar los cables, pero estas mangas sin tapa pueden originar penetraciones acabadas que comprometen a los muros certificados contra incendios.

Los departamentos de informática, de instalaciones y de ingeniería deben trabajar de forma coordinada entre sí y con el contratista, con el fin de asegurar que las mangas estén tapadas y selladas de forma adecuada.

Visibilidad de la señalización de salida

NFPA 101 exige que se instale la señalización de salida en ubicaciones fácilmente visibles.

Las obstrucciones de la señalización de salida pueden ocurrir cuando se instalan muebles o artefactos de iluminación colgantes sin considerar la visibilidad de los carteles, y la instalación de estos elementos debe coordinarse de modo tal que se evite la obstrucción del campo visual de la señalización de salida.

Instalación de dispensadores para limpieza de manos

NFPA 101 prohíbe la instalación de dispensadores para limpieza de manos a base de alcohol sobre fuentes de ignición y dentro de una pulgada en dirección horizontal o una pulgada por debajo de una fuente de ignición.

Los dispensadores para limpieza de manos a base de alcohol se instalan por lo general directamente sobre tomas de corriente eléctricas y otras fuentes de ignición. La ubicación de estos dispensadores debe coordinarse con los planos eléctricos y revisarse una vez instalados para asegurarse de que no estén ubicados muy cerca de fuentes de ignición.

Para abordar el objetivo de minimizar el riesgo regulatorio y los costos de mantenimiento a través de un enfoque y diseño que cumplan con el código en el proyecto de Baystate, se incorporaron las medidas a continuación:

Maximizar la utilización de las suites para el cuidado de los pacientes en el diseño.

En NFPA 101, las suites pueden contar con una reducción en el ancho libre requerido en los corredores de 96 pulgadas a 36 pulgadas cuando sirven a menos de 50 personas, y de 44 pulgadas cuando sirven una carga de ocupantes superior a las 50 personas. En las encuestas de acreditación, con frecuencia se cita a los hospitales por los carros que se colocan en el ancho libre requerido. Asimismo, no se exigen herrajes con cierre con pestillo positivo en puertas dentro de las suites.

Minimizar la cantidad de muros con certificación contra incendios al realizar un proyecto de remodelación o ampliación.

En NFPA 101, los compartimentos de humo están limitados a un máximo de 22500 pies cuadrados. Una estrategia arquitectónica común con proyectos en edificios existentes es crear un nuevo compartimento de humo en el área de trabajo de modo que no se deban crear remodelaciones en áreas existentes del edificio. Si bien esta estrategia puede aislar al proyecto de problemas en edificios existentes, aumenta también en gran medida la cantidad de muros con certificación contra incendios, lo que requiere de costos adicionales para la protección en aberturas y barreras cortafuego. Para abordar esta cuestión, hay que incorporar el área final con la estrategia del compartimento de humo existente y hacer revisiones según fuera necesario para minimizar la cantidad de muros con certificación contra incendios.

Incluir personal de seguridad en el proceso de diseño

Las vías de egreso requeridas podrían superponerse con riesgos de seguridad, y es por esto que es importante incluir personal de seguridad de las instalaciones como parte de la colaboración en el diseño. Se identificaron estrategias para separar estas vías a través de un diseño en lugar de utilizar costosos herrajes para cierres de puertas que por lo general no cumplen con las necesidades del equipo de seguridad.

Se identificaron algunos problemas relacionados con las puertas en el ala de la Fase 1 del BMC que fueron abordados en la construcción de la Fase 4.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter