Datos de multitudes
      Olvido su clave?  

 

Artículo Seleccionado >>

Datos de multitudes

Por Jesse Roman

CrowdData 620x241

Una nueva investigación analiza información sobre la utilización de teléfonos celulares para estimar el tamaño de las multitudes.

Según un estudio publicado en la revista Disaster Medicine and Public Health Prepardness (Preparación de la Salud Pública y la Medicina para un Desastre), solo siete personas empujando en una misma dirección pueden ejercer más de 1,000 libras de fuerza, lo suficiente como para torcer barandas de acero. Multiplique esa cantidad de gente por 1,000 ó 10,000 ó 100,000 e imagine estar cerca del frente de esa multitud mientras ejerce presión hacia adelante antes de un concierto, ceremonia religiosa, un evento deportivo o incluso mientras aprovecha oportunidades en establecimientos comerciales de gran tamaño.

En las últimas décadas, miles de personas de todo el mundo murieron o sufrieron graves lesiones de esta manera, muchos por asfixia por compresión, en cuyos casos las víctimas se encuentran impedidas de expandir sus pulmones bajo la fuerza de los cuerpos que las rodean. Un estudio de 2014, “Análisis de Incidentes de Víctimas en Masa en Entornos de Reuniones Masivas y Eventos Especiales” (An Analysis of Mass Casualty Incidents in the Setting of Mass Gatherings and Special Events) descubrió que desde 1982 hasta 2012, se registraron 162 incidentes de víctimas en masa que incluyeron "el movimiento de personas bajo condiciones multitudinarias". Es común que decenas si no cientos de personas mueran en un único evento. En 2012, La Fundación de Investigación de Protección contra Incendios publicó el informe, "Revisión de la Literatura de Eventos de Emergencia y Otros" (A Literature Review of Emergency and Non-Emergency Events) , para ayudar a informar a la comunidad de NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, sobre este tema.

Los incidentes alcanzan continentes, culturas y eventos. En 1990, una aglomeración de multitudes en un túnel peatonal que llevaba hacia la salida de La Meca durante una peregrinación musulmana (Hajj) causó la muerte de 1426 peregrinos musulmanes. (Además, cientos murieron en diferentes aglomeraciones de multitudes en el Puente Jamarat en La Meca durante el ritual anual “Apedreando al Diablo”, incluyendo 251 muertes de peregrinos en 2004 y 345 muertes en 2006). En 2008, 224 personas murieron en una aglomeración de multitudes en el templo Chamunda Devi en Jodhpur, India, cuando corrió el rumor de que había una bomba en el templo. En 1989, 96 hinchas de fútbol murieron, la mayoría a causa de asfixia por compresión, mientras que miles de hinchas ingresaban a terrazas atestadas de público para mirar un partido de fútbol en el estadio Hillsborough Stadium en Sheffield, Inglaterra. A principios de este año, 28 personas murieron en un partido de fútbol en Cairo, y al menos 16 murieron durante un festival en Haití.

Si bien los desastres de multitudes son problemas complejos sin una fácil solución, Federico Botta, un aspirante a doctorado e investigador de 27 años de edad en la Facultad de Administración de la Universidad de Warwick en Coventry, Inglaterra, cree que podría haber encontrado una herramienta que podría ayudar. Botta fue autor principal del estudio, “Cuantificar el Tamaño de la Multitud con Teléfonos Celulares y Datos de Twitter” (Quantifying Crowd Size with Mobile Phone and Twitter Data) , publicado en mayo en la revista digital Royal Society Open Science, que describe detalladamente un nuevo método prometedor para estimar de forma precisa y rápida la cantidad de personas en un evento utilizando datos de teléfonos celulares en tiempo real. Como parte del estudio, Botta y su equipo analizaron dos meses de llamados por teléfonos celulares, conexiones a Internet a través de teléfonos inteligentes, y publicaciones en Twitter provenientes de un estadio de fútbol en Milán, Italia, durante 10 partidos. Luego utilizaron dicha información y las cifras conocidas de asistentes a los partidos para encontrar correlaciones y desarrollar un método para predecir con precisión la cantidad de personas en el estadio utilizando datos de teléfonos celulares.

Ese modelo podría ayudar a los funcionarios de seguridad pública a tomar decisiones críticas para el control de multitudes en tiempo real y planificar eventos futuros de mejor manera, dice Botta. También podría brindar información para ayudar a los investigadores a conocer más sobre la dinámica de multitudes y cuáles son las causas de estos desastres.

NFPA Journal habló con Botta sobre su investigación y su potencial para prevenir futuros desastres de multitudes.

¿Cuáles fueron los objetivos del estudio?
Poder estimar de forma precisa la cantidad de personas en una multitud ha sido tradicionalmente un problema muy difícil de resolver. Existen muchas técnicas para estimar el tamaño de una multitud, pero lamentablemente muchas de ellas son lentas e imprecisas porque dependen del criterio humano.

Nuestra idea se basó en que en la actualidad casi todos los asistentes a un evento cuentan con un teléfono celular inteligente. La gente hace llamados telefónicos, chequea las redes sociales como Facebook y Twitter, chequea sus correos electrónicos. Pensamos que simplemente el hecho de conocer el volumen de esta actividad podría brindarnos información sobre la cantidad de personas en una ubicación determinada. Si existiera una fuerte correlación suficiente, se podría efectuar tal vez una estimación precisa de la cantidad de personas en un evento, y dicha información estaría disponible de forma inmediata o casi inmediata. Al estimar el tamaño de una multitud durante una emergencia, uno obviamente desea que la estimación sea precisa pero también rápida para poder saber cómo reaccionar. Esa motivación es la que nos llevó a nuestro análisis.

Utilizaron cifras conocidas de asistencia a partidos de fútbol para probar y encontrar correlaciones entre la dimensión de la multitud y el volumen de llamados por teléfonos celulares, conexiones a Internet a través de teléfonos inteligentes y mensajes por Twitter provenientes del estadio. ¿Qué encontraron?
Obtuvimos estos datos de 10 partidos de fútbol y construimos una correlación utilizando nueve de los partidos de fútbol y luego intentamos estimar la cantidad de personas en el décimo partido para ver qué nivel de precisión podíamos alcanzar. Lo que observamos fue bastante interesante, ya que las relaciones entre el uso de teléfonos celulares inteligentes y la cantidad de asistentes fueron realmente muy fuertes. Nuestra estimación de la multitud para el décimo partido estuvo dentro del 13 por ciento del número real de asistentes dentro del estadio de fútbol. Para nosotros eso fue bastante extraordinario considerando que solo contábamos con datos de 10 partidos. Creemos que si tuviéramos un mayor conjunto de datos durante un período de tiempo más extenso, nuestros resultados serían incluso más exactos.

¿Qué datos presentaron la correlación más sólida con el volumen de la multitud—los tweets, las llamadas telefónicas o la conexión a Internet?
La correlación más sólida fue con el acceso de teléfonos celulares a Internet. Nuestra interpretación es que, en general, los teléfonos celulares están conectados a Internet y descargan correos electrónicos incluso si los usuarios no están utilizando activamente sus teléfonos, como si lo hicieran si estuvieran realizando un llamado.

Obviamente no todos cuentan con un teléfono inteligente. ¿Cómo contabilizan eso?
Esto es lo que nos fascinó. Nuestros resultados parecen sugerir que incluso si solo una fracción de personas está utilizando teléfonos inteligentes, esta fracción parece ser del tamaño suficiente como para brindar una correlación para estimar de forma precisa el tamaño de la multitud completa.

¿Qué ocurre con los países en desarrollo en los que el porcentaje de personas con teléfonos inteligentes dista mucho del porcentaje en Europa Occidental o Estados Unidos?
Esperaría que incluso de esta forma se mantuviera presente la relación [entre la utilización de teléfonos inteligentes y el volumen de la multitud], pero tal vez sería necesario recalibrar el modelo para tomar en consideración que un porcentaje mayor o menor de personas posee teléfonos inteligentes.

Para el estudio, utilizaron como base los datos de teléfonos celulares proporcionados después del hecho por una compañía de telefonía celular italiana. ¿Sería posible obtener esta información y estimar tamaños de multitudes en tiempo real?
Si se hiciera realidad esta idea, sería necesario contar con datos disponibles de manera inmediata y contar con la cooperación entre la compañía de telefonía celular relevante, los organizadores del evento, y los organismos de seguridad pública. Si esto ocurriera, se podría realizar e implementar la estimación casi en tiempo real. Twitter es diferente porque es algo que un usuario está decidiendo activamente compartir en Internet. Parte de la información que proviene de Twitter está libremente disponible en tiempo real, de modo que eso podría brindar recursos adicionales.

¿Si un estudio adicional probara la viabilidad de este método, cómo podría utilizarse para ayudar a evitar muertes y lesiones relacionadas con multitudes?
En general, contar con una estimación precisa del tamaño de una multitud sería útil durante cualquier situación de emergencia en la que los organizadores o la policía desean que la gente abandone una ubicación específica en un período de tiempo breve, ya sea como resultado de una amenaza o algún otro factor. El modo en que eligen evacuar a la multitud podría depender de la cantidad de personas presentes. Si la cantidad de personas en una ubicación es mucho mayor que la que puede evacuarse de forma rápida y segura, es mejor contar con dicha información de modo que se pueda tomar una decisión rápida para modificar el plan.

Asimismo, pueden presentarse casos en los que las autoridades deseen limitar la cantidad de personas en una ubicación. Si yo sé cuántas personas hay allí, es posible que pueda evitar un desastre de multitudes dejando a más personas afuera.

Conocer la dimensión de la multitud es una herramienta útil, pero parecería que el modo en que se utiliza esa información es en realidad la clave.
Eso es totalmente cierto. Nuestro estudio solo demuestra que es posible brindar estimaciones rápidas y precisas de la cantidad de personas en un evento. Esa única cifra no puede brindar un plan sobre cómo responder ante una emergencia, pero podría ayudar a planificar y elegir políticas sobre qué hacer en una situación en particular que se presente.

¿Qué más es necesario aprender antes de que este método para estimar la dimensión de una multitud se convierta en una técnica viable que pueda ser utilizada por los funcionarios de seguridad pública?
Es necesario trabajar para construir sobre nuestros resultados y ver qué cambia con distintos contextos y escenarios. Necesitamos muchos más datos para ver si existen correlaciones similares entre comunidades, países y tipos de eventos. Nuestro estudio está solamente relacionado con partidos de fútbol en la ciudad de Milán, pero esperamos que se pueda construir trabajo adicional sobre nuestros resultados y con suerte ayudar a que este método sea implementado en contextos reales.

¿Cómo estiman actualmente los funcionarios los tamaños de multitudes en eventos?
Existen varias técnicas. Algunas se basan en fotografías aéreas tomadas por funcionarios o periodistas el día de un evento y luego alguien cuenta la cantidad de cabezas que se observa en la fotografía, y de allí se puede inferir la cantidad total de personas. Esa técnica es bastante lenta y puede ser también muy imprecisa porque depende del criterio humano. Existen otras técnicas como por ejemplo dividir un área en pequeñas celdas y contar la cantidad de personas en algunas celdas y luego multiplicar. Pero esto asume que la densidad de personas en un evento es constante. Una vez más, esta es una técnica lenta y que está sujeta al criterio humano. Se puede imaginar que si esta es información que se necesita durante una emergencia, la técnica no es viable.

¿Cuáles son otras posibles aplicaciones para su investigación?
Una posibilidad es obtener estimaciones más precisas sobre cuántas personas asistieron a una protesta, rally, o algún otro evento importante. En una escala mayor, podrían existir aplicaciones para la salud pública, como por ejemplo el modo en que puede propagarse una enfermedad. Si contamos con una visión dinámica del lugar en el que están ubicadas las personas, se podría actualizar el modelo de la forma en que se propaga una enfermedad o pandemia para incluir el lugar donde se encuentran las personas en tiempo real. Creo que este conocimiento podría ser de gran importancia en muchas situaciones.

Utilizar la gran cantidad de datos que se genera en nuestro mundo para identificar tendencias y ganar eficacia parecería ser una extensa área de investigación en este momento.
El proyecto del tamaño de la multitud es parte de un proyecto mayor que se está desarrollando aquí en el laboratorio de Ciencias de Datos en la Facultad de Administración de Warwick. Existen varios proyectos que estudian qué pueden decir acerca de nuestro comportamiento todos estos datos provenientes de Twitter, búsquedas en Google y Wikipedia y otras fuentes. Por ejemplo, los investigadores aquí están estudiando si podemos utilizar las búsquedas en Google para estimar cuántas personas padecen gripe en un área determinada. Estamos intentando descubrir si esta información puede ayudarnos a predecir qué ocurrirá en ciertas situaciones en un futuro cercano. Es un campo de investigación muy interesante. Es información que podría ser utilizada por muchas personas diferentes, entre ellas hacedores de políticas, para mejorar nuestras vidas y hacerlas más seguras.

Entrevista realizada y editada por Jesse Roman, redactor de NFPA Journal

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies