Día Cero
      Olvido su clave?  

 

Artículo Seleccionado >>

Día Cero

Por Lucian Deaton

iStock 910717744 800

¿Cómo se combate un incendio frente a una importante escasez de agua? Eso es lo que Ciudad del Cabo está intentando desesperadamente descubrir.

En enero, la Alcaldesa Patricia de Lille de Ciudad del Cabo, Sud África, anunciaba que, debido a una prolongada sequía regional, la ciudad con 4 millones de habitantes estaba a punto de quedarse sin agua potable. Cuando los depósitos de agua de la ciudad alcanzaran el 13.5 por ciento de su capacidad, un día que ella denominó “Día cero,” comenzaría un estricto y obligatorio racionamiento de agua. Los funcionarios locales estimaron que el Día Cero llegaría a mediados de abril.

Para una ciudad rodeada por zonas arbóreas y propensas a intensos incendios forestales, este alarmante hecho implicaba un problema significativo para Ian Schnetler, Jefe de Bomberos de Ciudad del Cabo. En promedio, el departamento de bomberos municipal de Ciudad del Cabo responde a por lo menos un incendio de vegetación por día. ¿Qué podría pasar, me preguntaba, cuando el departamento no contara con agua suficiente para sofocar estos indeseados incendios forestales? En marzo visité a quienes colaboran con nosotros en Sud África en lo relativo a los incendios forestales y me reuní con el Jefe Schnetler para informarme mejor.

Si bien Ciudad del Cabo está luchando intensamente con la escasez de agua, el tema podría impactar posiblemente en los departamentos de bomberos de todo el mundo en un futuro cercano. Según las Naciones Unidas, para el año 2030 la demanda global de agua potable excederá la cantidad disponible en un 40 por ciento. Para entonces, el 60 por ciento de la población mundial vivirá en áreas urbanas, muchas de las cuales enfrentarán amenazas de incendios forestales. Debido a esto, me pregunté si Ciudad del Cabo podría ofrecer algún aprendizaje sobre cómo manejar esta situación.

El Jefe Schnetler me dijo que su departamento ha hecho mucho para construir su resiliencia en estos tiempos de escasez de agua. Mientras que los incendios estructurales se extinguen con agua potable de hidrantes municipales, el departamento ha tomado medidas significativas para reducir el uso de agua limpia cuando se trata de un incendio forestal, y una de esas medidas ha sido la de simplemente dejar que esos incendios ardan, cuenta Schnetler. La ecología de Ciudad del Cabo consiste en gran medida en zonas arbóreas singulares que se desarrollan gracias a los incendios forestales que mantienen la salud de los paisajes. En un importante cambio cultural  del departamento, los incendios forestales que no implican un riesgo de seguridad humana son monitoreados de cerca y mayormente se los deja arder.

Para los incendios forestales que no implican un riesgo para el público, el departamento ha modificado las tácticas de supresión y se ha tornado más prudente en el uso del agua. El departamento está utilizando mayor cantidad de espuma específica para incendios forestales  en sus esfuerzos de supresión, y cuando se requiere agua el departamento emplea nuevas técnicas de manguera que hacen que la aplicación de agua resulte más eficiente, cuenta el Jefe. Cuando sí se necesita el uso del agua para la supresión de incendios forestales, el departamento se ha volcado hacia una serie de fuentes no tradicionales: recogen agua de lluvia  de los techos de sus estaciones para llenar los camiones cisterna, identifican fuentes de agua potable de la que puedan hacer extracciones e incluso utilizan agua de mar.

De la misma manera en que a los ciudadanos se les pide un esfuerzo de conservación a nivel residencial, también lo hace el departamento de bomberos. Los bomberos toman duchas cortas, por ejemplo, y el departamento recoge las aguas residuales para su reutilización en la estación.

Estos pasos, junto con los esfuerzos globales decretados en Ciudad del Cabo, están funcionando según cuenta el Jefe Schnetler. Antes del anuncio de la Alcaldesa sobre el Día Cero, Ciudad del Cabo y las regiones agrícolas circundantes consumían más de 158,000 galones de agua por día, y los niveles de los depósitos de la ciudad se reducían en un 1.4 por ciento cada semana. Tres meses después, desde mediados de marzo, el consumo bajó a 132,000 galones por día, y el Día Cero ha sido aplazado hasta agosto —época que los funcionarios esperan se corresponda con el histórico comienzo de la temporada de lluvias en la región.

Si y cuando los niveles de agua regresen a la normalidad, dice Schnetler, el departamento de bomberos de Ciudad del Cabo continuará haciendo estos esfuerzos de conservación. Él entiende que no importa lo que suceda en el futuro cercano, la escasez de agua en Ciudad del Cabo será probablemente la regla más que la excepción en el futuro. La preparación, dice, es esencial. A muchas otras partes del planeta les convendría tomar nota.

LUCIAN DEATON es gerente de proyecto de la División de Operaciones de Incendios Forestales en NFPA.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter