Ver al mundo arder
      Olvido su clave?  

 

Artículo Seleccionado >>

Ver al mundo arder

Por

WatchingTheWorldBurn1

Abordaje de los incendios premeditados y de los incendios en la interfaz urbano/forestal

 Había comenzado la búsqueda para atrapar al pirómano in fraganti. Habiendo plantado un dispositivo GPS, policías rastrearon el vehículo del sospechoso mientras viajaba por una carretera rural de Lake County, California, en la tarde del 13 de agosto. Ellos vieron cómo el vehículo desaceleró hasta las 11 mph, y luego partió a toda velocidad. Minutos después, se desató lo que se conoció como el Incendio de Clayton, en las proximidades del lugar donde el vehículo había desacelerado. Tres millas al norte, el auto frenó durante dos minutos para contemplar la vista que ofrecía un panorama perfecto del creciente incendio. 

Cuando finalmente fue controlado 13 días después, el incendio de Clayton había consumido unos casi 4,000 acres y destruido más de 300 estructuras. La policía cree que comenzó cuando el acusado, un hombre llamado Damin Pashilk, desaceleró para arrojar un fósforo o trozo de papel encendido desde la ventanilla del automóvil y hacia la seca maleza. Fue arrestado poco después y en septiembre se declaró inocente en 17 cargos por incendio premeditado. En los tribunales, la policía reveló que habían estado rastreando a Pashilk durante más de un año y sospechaban que él había iniciado otra docena de incendios en el área que se remontaban a la primavera del año  2015.

Leyendo todo esto, me impactó pensar en lo que podría motivar a una persona a iniciar un incendio, y en lo que podría hacerse para evitarlo, si fuera posible. Los incendios premeditados, a menudo considerados una cuestión urbana, son también frecuentes en la interfaz urbano/forestal y pueden ser mucho más destructivos.

Según datos de Cal Fire, desde 2010 a 2014, aproximadamente unos 910 incendios fueron iniciados por pirómanos sólo en California, alrededor de un 6 por ciento del total de incendios en el estado. Tales incendios consumieron más de 121,000 acres. Mientras que el Servicio Forestal de los EEUU dice que el 90 por ciento de los incendios forestales del país son causados por el hombre, la gran mayoría de ellos son el resultado de la negligencia, no de la intención—las fogatas olvidadas o las chispas provenientes de balas utilizadas para tiro al blanco no se consideran incendio forestal premeditado. Un incendio premeditado es un acto intencional.  

En agosto, Ed Nordskog, un antiguo investigador de incendios premeditados, dijo al  Sacramento Bee que existen diferencias entre los pirómanos que actúan en zonas urbanas y zonas forestales en términos de la metodología utilizada, pero que la psicología subyacente — búsqueda del héroe, observación del incendio, aislamiento,  enojo—  es la misma. Bob Duval, investigador de incendios y Director de la Región del Nordeste de NFPA, tiene una perspectiva similar: un pirómano es un pirómano, dice, y comúnmente existen cuestiones de salud mental detrás de cada pirómano sin importar el lugar en que inician sus incendios.

Mientras que Nordskog concluía en la nota del Bee que “los incendios premeditados no son delitos evitables,” y dado el impacto de tales incendios este verano, creo que vale la pena preguntarse si las razones de los pirómanos que nos acechan pueden ser abordadas antes de que sus incendios consuman toda la atención.

Se está trabajando para intentarlo. Existen en los estados de todo el país, programas para menores incendiarios, administrados por las oficinas estatales de bomberos. Estos programas buscan dar abordaje a los comportamientos anti-sociales de jóvenes que comienzan con fósforos y se gradúan con basurales y eventualmente edificios y bosques. En su sitio web, NFPA da consejos sobre la prevención del incendiario juvenil, y las normas NFPA establecen requisitos de capacitación para instructores de jóvenes incendiarios.  

El Capítulo 28 de NFPA 921, Investigación de Incendios y Explosiones, detalla la metodología del origen y causa de las investigaciones de incendios forestales, ayudando a los investigadores a determinar si existió algún tipo de trampa o juego sucio para el desarrollo de un incendio. El comité técnico de NFPA 921 está considerando alargar el capítulo en la edición 2020 de la guía y está trabajando con el Grupo Nacional de Coordinación de Incendios Forestales, un consejo federal de múltiples organismos que desarrolla normas para operaciones de incendios forestales. Contar con mayor información sobre la cantidad de incendios forestales que fueron causados por pirómanos y cómo fueron iniciados, brindará información para los futuros esfuerzos de difusión y prevención.

Hoy en día, con la cantidad de tierra seca aumentando en el planeta, alguien con un fósforo puede ocasionar más daño que nunca. No podemos simplemente cruzarnos de brazos y sentarnos a esperar que nada suceda.   

LUCIAN DEATON es gerente de proyecto en la División de Incendios Forestales de  NFPA.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter