Armando el rompecabezas
      Olvido su clave?  

 

Seguridad Eléctrica

Armando el rompecabezas

Por Jim Phillips, P.E.

OSHA, el NEC y la NFPA 70E trabajan codo a codo para proveer seguridad a los trabajadores en su lugar de trabajo

La próxima vez que se encuentre cerca del tablero de anuncios en su trabajo, busque el póster con las inscripciones “Es la ley” y “OSHA”. Probablemente hace mucho tiempo que está allí pero la mayoría de las personas nunca le prestan atención ni tampoco lo leen. Más abajo en el póster, se encuentra la siguiente afirmación: “todos los empleadores deberán proporcionar a cada uno de sus empleados trabajo y un lugar de trabajo libres de peligros reconocidos que provoquen o puedan provocar la muerte o heridas graves a sus empleados”. Esta afirmación se conoce como Cláusula de Obligación General de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacionales (OSHA, por sus siglas en inglés) y se encuentra en el centro que une una serie de otras normas con OSHA.

¿Qué quiere decir exactamente la frase del póster, “Es la ley”? Las normas de OSHA dictan los requerimientos de seguridad de los trabajadores, desde el uso de andamios hasta espacios confinados, ¿pero qué nos dice acerca de la seguridad eléctrica? ¿Cómo hace la Cláusula de Obligación General para que otras normas eléctricas tales como el Código Nacional Eléctrico (NEC) y la NFPA 70E, Seguridad eléctrica en lugares de trabajo (ambos disponibles en castellano), se ajusten a este rompecabezas de seguridad?

Existen tantos códigos y normas para la seguridad eléctrica que los requerimientos parecen volverse cada vez más complicados con la revisión de cada norma. En el centro de todas las normas de seguridad se encuentra el Título 29 del Código de Regulaciones Federales (CFR, por sus siglas en inglés) de OSHA, que incluye la Subparte S de la Parte 1910 y la Subparte K de la Parte 1926 para seguridad eléctrica. Las normas de OSHA tienden a definir requerimientos de seguridad en términos más generales y se basan en otras normas de la industria, como la NFPA 70E y el NFPA 70, Código Eléctrico Nacional, para definir los detalles. Estas dos normas brindan requerimientos específicos de seguridad eléctrica, tales como prácticas seguras de instalación, mantenimiento y trabajo, el uso de señales de advertencia sobre arco eléctrico y el proceso de selección detallado de equipamiento de protección personal (EPP).

Cada una de estas normas se encuentra relacionada directa o indirectamente con las demás y con las normas de OSHA, y las mismas comparten el vocabulario y fraseología, a menudo tomados en forma textual. Por ejemplo, el Capítulo 4 de la NFPA 70E contiene una gran cantidad de los mismos artículos y vocabulario que forman parte del NEC. Todas estas normas parecen estar conectadas entre sí como piezas de un rompecabezas. Veamos cómo todas esas piezas encajan para formar la “gran imagen de la seguridad” mediante una mirada a un lugar típico que demuestra el papel de cada norma.

Mantenimiento de rutina con resultados catastróficos 
Todo comenzó como una simple falla de un componente en el circuito de control de un centro de control de motores. La avería hizo que la producción se detuviera y un electricista de la planta se acercó de inmediato para reemplazar la pieza defectuosa. Para ahorrar tiempo, decidió retirarla mientras todavía circulaba electricidad por el equipo. Pensó que éste iba a ser un reemplazo de rutina. Sin embargo, mientras retiraba el componente defectuoso, éste entró en contacto con un conductor electrificado en el circuito de energía de 480 voltios, lo que generó un enorme arco eléctrico que terminó enviando al electricista al hospital con quemaduras graves.

Cuando sucede un accidente como éste, es probable que OSHA lleve a cabo una investigación de lo sucedido y de las instalaciones del empleador a fin de determinar qué pasó. Dependiendo de los resultados de la investigación, OSHA podría en última instancia emitir una citación al empleador. El peligro de arco eléctrico que ocurrió en este caso fue identificado por primera vez en la edición de 1995 de la NFPA 70E y reconocido por OSHA. No llevar a cabo las prácticas de seguridad correctas al tratar con este peligro reconocible constituiría una violación de las regulaciones de OSHA. La Norma General Industrial 1910.335 de OSHA señala requerimientos específicos en conexión a la protección de los trabajadores contra los arcos eléctricos, que no fueron puestos en práctica en este caso.

Una situación similar podría surgir con la Subparte K de la Norma de Construcción 1926 de OSHA. Aunque la norma de construcción no hace una referencia específica al arco eléctrico, podría analizarse bajo la Cláusula de Obligación General que exige que un empleador otorgue a sus empleados un lugar de trabajo libre de peligros reconocidos.

Los lugares de trabajo eran más peligrosos en 1970 
Vayamos 35 años atrás en el tiempo hasta 1970, cuando los lugares de trabajo eran muchos más peligrosos. En base a las estadísticas de OSHA, se registraban 14.000 muertes de trabajadores por año en accidentes laborales. Cerca de 2.5 millones de trabajadores quedaron discapacitados ese año y los casos de enfermedades laborales ascendieron a 300.000. Era evidente que había que hacer algo sobre estas estadísticas nefastas.

Para enfrentar las muertes, enfermedades y discapacidades de los trabajadores, el Congreso de los EE.UU. promulgó la ley de Seguridad y Salud Ocupacionales de 1970, la que llevó a la formación de OSHA. La Ley contempla a todos los empleadores y empleados de los EE.UU. y sus territorios. Existen excepciones para empleados independientes, granjas que sólo cuentan con familiares como empleados y situaciones en las que existe una regulación por parte de otras agencias federales bajo diferentes estatutos federales. También existen regulaciones de OSHA que confieren a los diferentes estados la capacidad de desarrollar normas estatales de seguridad y salud.

El título 29 del CFR de OSHA analiza problemas de seguridad que van desde el uso de andamios hasta ergonomía, enfermedades laborales, construcción y finalmente seguridad eléctrica. Las normas de seguridad eléctrica se encuentran divididas en cuatro categorías y pueden detectarse en dos partes diferentes de las regulaciones:

Norma sobre seguridad y salud ocupacionales Parte 1910, Subparte S: Electricidad.

  • Normas de seguridad de diseño
  • Prácticas de seguridad laborales
  • Requerimientos de seguridad para el mantenimiento (futuro)
  • Requerimientos de seguridad para equipamiento especial (futuro)

Regulaciones de seguridad y salud para la construcción Parte 1926, Subparte K: Electricidad

  • Requerimientos de seguridad para la instalación
  • Prácticas de seguridad laborales
  • Prácticas de seguridad para el mantenimiento y consideraciones ambientales
  • Requerimientos de seguridad para equipamiento especial

La Parte 1910 es para la industria general y la Parte 1926 es para la industria de la construcción. Una característica de las normas de OSHA es que brindan requerimientos para seguridad eléctrica de tipo general, y a menudo no ofrecen detalles específicos sobre cómo alcanzar un requerimiento específico. Los detalles los dejan a cargo de normas de consenso nacional tales como NFPA 70 y NFPA 70E.

De acuerdo con el punto 1910.2 (g) de OSHA, una norma de consenso nacional es cualquier norma adoptada por una organización productora de normas de reconocimiento nacional y desarrollada y aprobada mediante la información de un amplio corte transversal de personas afectadas por la norma. Los documentos de la NFPA y de otros consensos entrarían en esta categoría, al igual que otras normas como ASTM y ANSI.

Ya que se tratan de normas federales, las regulaciones de OSHA pueden hacerse cumplir bajo las leyes federales. Es por eso que la frase “Es la ley” aparece en el póster de OSHA. Como normas de consenso, las normas de NFPA no son federales; sin embargo, se utilizan como prácticas de seguridad eléctricas y pueden incluirse como parte de una citación de OSHA.

Con el objetivo de mejorar la seguridad de los trabajadores, OSHA está cada vez más agresivo en sus acciones de hacer cumplir las leyes. Desde 2004 cuenta con 2.220 empleados autorizados y 1.123 inspectores, y como resultado de las normas de OSHA y de sus prácticas de cumplimiento, las muertes de trabajadores reportadas en 2002 descendieron en aproximadamente un 60% desde 1970, a un total de 5.524.

Cláusula de obligación general de OSHA 
Cuando OSHA no brinda vocabulario específico para un peligro reconocido, puede utilizarse la Cláusula de Obligación General. La Cláusula de Obligación General se encuentra en la Sección 5(a)(1) de la Ley de seguridad y salud ocupacionales de 1970, y exige que “todos los empleadores deberán proporcionar a cada uno de sus empleados trabajo y un lugar de trabajo libres de peligros reconocidos que provoquen o puedan provocar la muerte o heridas graves a sus empleados”.

Esta cláusula es la conexión principal entre OSHA y las otras normas tales como NFPA 70 y NFPA 70E. Los “peligros reconocidos” pueden ser los peligros identificados por otras normas y códigos de la industria.

El uso de la NFPA 70E y otras normas de consenso relacionadas con la industria ha sido citado para demostrar si un empleador actuó de manera razonable cuando se lleva a cabo una posible acción de cumplimiento de OSHA. Aunque la NFPA 70E no forma parte directamente de las normas de OSHA, puede utilizarse como evidencia que determine si un empleador actuó de manera razonable en el cumplimiento de las normas de OSHA y el reconocimiento de “peligros reconocidos” en base a la comunidad de consenso.

También hay más conexiones específicas dentro de las normas de OSHA. Puede verse un ejemplo típico en 1910.335, Garantías para Protección Personal, que exige:

“(a) (1) (i) Los empleados que trabajan en áreas donde existen peligros eléctricos potenciales deberán contar con, y deberán utilizar, equipamiento eléctrico de protección apropiado para las partes específicas del cuerpo que deben protegerse en relación al trabajo realizado”.

Esta regulación exige que los empleados se encuentren protegidos de manera adecuada de peligros eléctricos potenciales -mediante el uso de EPP adecuado- , pero no brinda detalles específicos sobre qué EPP específico es necesario para alcanzar el objetivo. Puede considerarse que en base a esta afirmación generalizada, la elección del EPP correcto se encuentra abierta a interpretación. Sin embargo, esto sería incorrecto. Los detalles de cómo elegir el EPP quedan en manos de otras normas, como la NFPA 70E.

OSHA y la NFPA 70E 
En los primeros días de la OSHA, se adoptó el NEC como parte de las normas de OSHA que conformaban las reglas para la seguridad eléctrica, algo que pareció lógico. Sin embargo, en los años siguientes, ciertos procedimientos dictados por la Sección 6(b) de la Ley OSHA hicieron de esta práctica algo casi imposible. La Sección 6(b) exige que OSHA efectúe un aviso público, una oportunidad para el comentario y las consideraciones públicas como parte de la adopción o la modificación de una norma. La utilización de estos procedimientos cada vez que OSHA necesitaba adoptar el último NEC se transformaría en un proceso largo e intensivo.

Otro problema potencial con la adopción del NEC es que las regulaciones de OSHA tratan los problemas de seguridad en relación al empleador y al empleado en el lugar de trabajo. El NEC analiza la protección de personas y de propiedad en cuanto a los peligros de utilizar electricidad y aunque existen muchos artículos relacionados con la seguridad de los trabajadores, su uso está orientado principalmente para aquellos que diseñan, instalan e inspeccionan instalaciones eléctricas. Muchos de los artículos del NEC no tratan en forma directa la seguridad de los trabajadores, y existía la posibilidad de que hubiera un conflicto entre las normas de OSHA y el NEC u otras normas.

En 1976, la NFPA formó un nuevo comité de desarrollo de estándares eléctricos a pedido de OSHA con el objetivo de desarrollar una norma de seguridad eléctrica que pudiera satisfacer las necesidades de OSHA. La nueva norma de NFPA, NFPA 70E,Seguridad eléctrica en lugares de trabajo, fue publicada por primera vez en 1979 y originalmente contenía sólo la Parte 1: Requerimientos para la seguridad de instalaciones. Su creación se basó en artículos existentes incluidos en el NEC directamente relacionados con la seguridad de los trabajadores. Desde su introducción en 1979, la norma ha sufrido varias modificaciones y ha evolucionado en su formato actual de cuatro capítulos diferentes, que incluyen:

Capítulo 1: Prácticas laborales relacionadas con la seguridad 
Capítulo 2: Requerimientos de mantenimiento relacionados con la seguridad 
Capítulo 3: Requerimientos de seguridad para equipamiento especial 
Capítulo 4: Requerimientos de seguridad en instalaciones

Para lograr uniformidad, los temas de los cuatro capítulos de la NFPA 70E son análogos a los temas utilizados en la Subparte S de 1910 y la Subparte K de 1926 de OSHA.

La NFPA 70E desempeña un papel tan importante con OSHA que en el preámbulo de la actualización de 1990 de la Subparte S de OSHA, la NFPA 70E fue mencionada una gran cantidad de veces. En la edición 2000 de la agenda regulatoria de OSHA, la NFPA 70E fue considerada un recurso significativo para la actualización 2004 de la regulación de la Subparte S de OSHA.

¿Cómo encaja el NEC en el rompecabezas? 
Al poco tiempo de que Thomas Edison desarrollara la primera iluminación eléctrica y estación generadora de energía comerciales en Pearl Street en Lower Manhattan en 1890, se creó el primer código eléctrico para tratar los problemas de seguridad. El NEC es el más antiguo de los códigos eléctricos, originado en 1897, sólo siete días después de que la electricidad se encontrara disponible en forma comercial. En 1911, la NFPA se convirtió en el patrocinador del NEC y ha sido responsable de él desde entonces.

El NEC difiere de las normas de OSHA y de la NFPA 70E porque gran parte de su vocabulario hace referencia a las prácticas de construcción e instalación incluyendo tamaño, selección e instalación de equipamiento y componentes.

Aunque el código no está orientado a ser una norma de diseño, resulta un requerimiento importante para el uso seguro de electricidad. De acuerdo con la NFPA, “este Código es simplemente consultivo”. Sin embargo, la mayoría de los estados y municipalidades adoptan la totalidad del NEC y exigen que el diseño y la instalación eléctrica presten conformidad con sus requerimientos.

La NFPA 70E adopta el vocabulario del NEC y una gran cantidad de los artículos relacionados con los requerimientos de seguridad de instalación incluidos en el Capítulo 4 están basados en artículos del mismo. Además, muchos de los requerimientos relacionados con seguridad personal incluidos en el NEC también pueden encontrarse en las normas de OSHA.

Como un ejemplo de utilización de casi las mismas palabras entre el NEC, la NFPA 70E y la Subparte S de la Parte 1910 de OSHA, tengamos en cuenta la profundidad del espacio de trabajo frente a partes vivas. El Artículo 110 del NEC, Requerimientos para Instalaciones Eléctricas, Tabla 110.26(A) (1) Espacios de Trabajo, define las distancias mínimas entre espacio de trabajo y partes vivas. La misma tabla se encuentra en la NFPA 70E como Tabla 400.15(A) (1) y también en 1910.303(g)(1)(i) de OSHA como Tabla S-1.

La mejor práctica de seguridad eléctrica: desconectar la electricidad 
El mejor enfoque para la seguridad eléctrica es realizar el trabajo sólo con equipamiento no electrificado que ha sido bloqueado y colocado adecuadamente en una condición segura. Esta siempre debería considerarse la práctica de trabajo seguro más importante para los sistemas eléctricos cuando así sea posible.

La NFPA 70E utiliza el mismo vocabulario en el Capítulo 1, Prácticas laborales relacionadas con la seguridad, de las regulaciones de OSHA. Este establece que deberá cortarse la electricidad de todos los equipamientos y circuitos antes de trabajar en ellos a menos que el empleador pueda demostrar que el corte de energía introduce peligros adicionales o incrementados o resulta imposible debido a limitaciones de diseño u operacionales. Esta premisa es la base de un lugar de trabajo libre de peligros reconocidos. Cuando un trabajador debe trabajar con equipamiento o circuitos en los que circule electricidad, deberán analizar el peligro, brindar un plan de protección adecuado y capacitar al trabajador sobre los procedimientos relacionados con la seguridad y prácticas laborales necesarias para su seguridad. De acuerdo con la NFPA 70E, el trabajo en vivo sólo puede llevarse a cabo por individuos calificados mediante un permiso escrito y una estricta observancia a las normas de OSHA y las otras normas de consenso.

Peligros eléctricos en lugares de trabajo 
La NFPA 70E no sólo incorpora secciones del NEC directamente en su texto, sino que también ofrece prácticas laborales seguras después de haberse completado la instalación. Los peligros asociados al trabajo con equipamiento eléctrico en vivo pueden dividirse en dos categorías. La primera es el peligro de un choque eléctrico que puede provocar que la víctima deje de respirar, sufra fibrilación ventricular y daños a los órganos internos. La mayoría de las normas de seguridad eléctricas históricamente han tratado la primera categoría. La segunda categoría es el peligro creado debido a la explosión que puede ocurrir durante un cortocircuito de arco eléctrico el que puede liberar cantidades increíbles de energía. Esta energía se define en calorías por centímetro cuadrado (cal/cm2) y puede provocar daños físicos o muerte por quemaduras graves causadas por el calor extremo, ceguera por el fogonazo y el metal fundido, pérdida de audición y otros daños físicos debido a la presión extrema de la explosión. La energía incidente puede determinarse mediante cálculos incluidos en la NFPA 70E.

Este nivel de energía incidente luego se utiliza para definir qué nivel de EPP se requiere para trabajo en vivo. En base al cálculo de cal/cm 2, el EPP exigido puede ir desde anteojos de seguridad, guantes, camisas de manga larga y pantalones largos hasta trajes para fogonazo de capas múltiples, protección de audición y visión y cascos.

La NFPA 70E define el “límite de protección de fogonazo” como la distancia mínima desde la fuente del arco donde la persona podría sufrir una quemadura “curable” si hubiera un arco eléctrico. La idea detrás de este límite y la quemadura curable (definida como una quemadura de segundo grado) es que una persona parada más allá de esta distancia debería sobrevivir sin una herida a largo plazo. Para cruzar el límite de protección de arco eléctrico se requiere el nivel correcto de EPP en base a la energía incidente calculada en la ubicación de la fuente del arco eléctrico.

¡Las piezas encajan, el rompecabezas está resuelto! 
¡De modo que el rompecabezas está resuelto! OSHA se encuentra en el centro de todos los requerimientos de seguridad en el lugar de trabajo y puede hacerlas cumplir en todo el país: “es la ley”. Las violaciones de seguridad están a cargo de las regulaciones del Título 29 de CFR de OSHA pero, en muchos casos, OSHA sólo ofrece reglas generales en relación a la seguridad. En base a la Cláusula de Obligación General de OSHA, las normas de consenso, como la NFPA 70E, deben utilizarse para los detalles y constituyen una prueba de que un empleador se estaba comportando de manera razonable para brindar un lugar de trabajo seguro.

Aunque la NFPA 70E fue desarrollada para ayudar a OSHA de manera específica en el área de seguridad eléctrica, ciertas partes del NEC se incorporaron a la NFPA 70E. Cada una de esas piezas del rompecabezas encaja perfectamente para formar la imagen general de la seguridad eléctrica. Esta estrategia proporciona prácticas de instalación y lugares de trabajo más seguros necesarios para la seguridad de los trabajadores y la solución del NEC y la NFPA 70E basadas en el consenso práctico de las regulaciones de OSHA.

Jim Phillips, PE, es fundador de T2G Technical Training Group y colaborador del necdigest®, la revista de la NFPA para la industria eléctrica.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies