Riesgo Creíble
      Olvido su clave?  

 

Ocupaciones Industriales/Almacenamiento

Riesgo Creíble

Por Guy Colonna

Dust 620x213
A la vez que las explosiones e incendios de polvo combustible continúan destruyendo propiedades y dando muerte y lesionando a trabajadores en diversas industrias, NFPA se prepara para publicar una nueva norma sobre requisitos para la manipulación de riesgos de polvo combustible




La elaboración de una nueva norma NFPA exige una mezcla de ingredientes, algunos suministrados por el público y el comité técnico, otros suministrados por personal de NFPA. El objetivo es que, al finalizar, se haya desarrollado un documento significativo que beneficie la ocupación en cuestión o que aborde un riesgo en particular. El camino a recorrer hasta su finalización a veces resulta inusual, como fue en el caso de la nueva NFPA 652, Principios básicos del polvo combustible, que será publicada este año.

A fin de asegurar de que se cumplieran ciertos plazos, el equipo editorial de NFPA recurrió al humor para atraer mi atención. Adoro el fútbol y tuve la suerte de pasar un tiempo en Brasil el verano pasado en la Copa Mundial de la FIFA, donde seguí el avance del equipo estadounidense en el denominado “grupo de la muerte”. Cuando regresé a mi trabajo, una de las tareas más urgentes fue revisar las ediciones en la Segunda Revisión de NFPA 652 antes de pasar a votación del comité. Para ayudarme a ubicarme dentro del marco correcto, un colega procedió a colgar imágenes de Cristiano Ronaldo, jugador estrella de Portugal, en toda mi oficina, con leyendas que imploraban “por favor termina la NFPA 652”. La estrategia funcionó.

NFPA 652 establece los requisitos generales para la manipulación de riesgos de explosiones e incendios por polvo combustible, y guía al usuario a encontrar las normas específicas de NFPA de los productos básicos de consumo o de la industria, según corresponda: NFPA 61, Norma para la prevención de incendios y explosiones de polvo en instalaciones agrícolas y de procesamiento de alimentos; NFPA 484, Norma para metales combustibles; NFPA 654, Norma para la prevención de incendios y explosiones de polvo en la fabricación, procesado y manipulación de partículas sólidas combustibles; NFPA 655, Norma para la prevención de incendios y explosiones de sulfuro; y NFPA 664, Norma para la prevención de incendios y explosiones en instalaciones de procesado y manipulación de madera. La nueva norma establece una relación y jerarquía entre ésta y cualquier otra norma específica de los productos básicos de consumo o de la industria, asegurando que se aborden consistentemente los requisitos fundamentales abarcando todo tipo de industrias, procesos y tipos de polvo.

Dicha coherencia es esencial, ya que los incendios y explosiones relacionados con el polvo siguen afectando una serie de industrias—y a la gente que trabaja en ellas—en todo el mundo. Según el Consejo de Seguridad Química (Chemical Safety Board, o CSB), sólo en Estados Unidos, entre los años 2008 y 2012 se registraron 50 accidentes por polvo combustible, que arrojaron como resultado 29 muertes y 161 heridos. Entre ellos se incluye el incidente en A. L. Solutions en West Virginia, ocurrido en el 2010, en el que el polvo de titanio causó una explosión e incendio que dio muerte a tres trabajadores; los incidentes de 2011 en la planta de polvo metálico Hoeganaes en Tennessee, en los que tres accidentes por polvo metálico combustible ese año causaron la muerte de cinco trabajadores; y la combustión súbita en el 2012 en la planta U.S. Ink en New Jersey en el que siete trabajadores resultaron heridos. En este último caso, según una investigación del CBS, se atribuyó a acumulación de polvo combustible dentro de un sistema de recolección de polvo deficiente en su diseño y que se había puesto en funcionamiento tan solo cuatro días antes del accidente. En el último mes de agosto, se le atribuyó al polvo de aluminio, la explosión catastrófica en una fábrica de autopartes en Jiangsu, China, que resultó en la muerte de 146 trabajadores además de muchos más lesionados. En enero, el CSB anunció durante la reunión pública que se había finalizado el informe de U.S. Ink resaltando una vez más la necesidad de crear una "norma nacional para el polvo combustible de la industria en general".

dust01Cómo llegamos hasta aquí
Desde 1920 NFPA ha estado abordando el tema de los riesgos del polvo combustible y las protecciones para combustibles pulverizados y de harina como el carbón. Sin embargo, no fue hasta el año 2003 que los usuarios de todos los sectores evaluaron de forma exhaustiva los requisitos específicos presentados en las cinco normas de NFPA específicas para productos básicos de consumo. Dichos documentos se aplican en términos generales a diferentes tipos de instalaciones, procesos y equipos, y tipos de polvo a fin de protegerlos contra riesgos por incendios y explosiones por polvo combustible.

Una base para la seguridad contenida en cada una de dichas normas exige que se maneje el combustible—en este caso el polvo—, que se controlen las fuentes de ignición, y que se limite el impacto de una explosión por medio de la construcción, aislamiento, mantenimiento y limpieza. El CSB subrayó la importancia de dichas normas en cada uno de los informes de investigación en 2003 y en el estudio de polvo combustible de 2006. Entre sus conclusiones figura la que indica que “se habrían evitado los incidentes o se habrían mitigado las consecuencias” si las instalaciones hubieran cumplido con las normas relevantes de NFPA. El CSB también recomendó que la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (Occupational Safety and Health Administration, u OSHA) desarrolle una norma federal amplia, que aborde los innumerables riesgos en el lugar de trabajo en instalaciones que manipulan, utilizan o almacenan sólidos combustibles que tienen el potencial de generar y liberar polvo combustible.

Dicha recomendación permaneció en su lugar sin acción regulatoria por parte de OSHA hasta 2008, cuando una trágica explosión e incendio destruyeron la refinería Imperial Sugar cerca de Savannah, Georgia. El evento cobró 14 vidas y dejó heridas en aproximadamente 40 personas. Este trágico incidente logró superar la inercia que había evitado cualquier movimiento sobre una norma federal sobre polvo combustible. En marzo de 2008, OSHA publicó un programa nacional revisado ymás sólido para el polvo combustible. Brindó pautas para los equipos de cumplimiento de OSHA sobre cómo deben inspeccionarse las instalaciones en las que podrían presentarse riesgos de polvo combustible. Incorporó las normas específicas de NFPA de los productos básicos de consumo de dos maneras: para ayudar a los funcionarios a cargo del cumplimiento a determinar los lugares donde podría encontrarse polvo combustible, e identificados los lugares de posibles riesgos, servir como medio para reducirlos. El empuje hacia el desarrollo de una reglamentación continuó hasta abril de 2009 momento en el que OSHA anunció que iniciaría un proceso de elaboración de normas a fin de desarrollar una norma federal.

En octubre de 2009, OSHA publicó una Notificación Anticipada de Propuesta de Reglamentación o ANPR. Si bien la ANPR formuló varias preguntas, muchas de ellas buscaban comentarios específicos a respecto de simplemente utilizar las normas existentes de NFPA, ya sea a través de su incorporación por referencia, o permitir que se considerase, que los empleadores que ya dan cumplimiento a la norma aplicable de NFPA, estarían cumpliendo también con cualquier reglamentación que pudiera ser desarrollada por OSHA. El comentario y las preguntas sugirieron además que, mientras que NFPA publica varios documentos que permiten abordar de manera individual los procesos industriales particulares y los tipos de polvo, el enfoque puede prestarse a confusión y resultar en posibles requisitos inconsistentes entre normas.

Global01 ESEn respuesta a este desafío de lo percibido de las antiguas normas de polvo combustible de NFPA, el personal de NFPA se formuló la pregunta sobre si habría una mejor manera de estructurar los comités y las normas. El trabajo bajo la dirección del Consejo de Normas de NFPA, un grupo de tareas presidido por un miembro del consejo exploró alternativas para la reestructuración del proyecto de polvo combustible. El grupo de tareas estaba formado por los presidentes de cuatro existentes comités técnicos en normas específicas de los productos básicos de consumo, un miembro adicional de cada comité, y enlaces de personal de NFPA. Se presentó un informe ante el Consejo de Normas en su reunión de marzo de 2011 que contenía dos recomendaciones claves: la creación de un comité de correlación para supervisar el trabajo de cuatro comités de polvo combustible existentes, así como el trabajo de un nuevo comité propuesto sobre fundamentos; y la creación de un nuevo comité técnico cuyo alcance le permitiría el desarrollo de documentos sobre la manipulación de riesgos causados por polvo combustible y partículas sólidas combustibles.

Para cualquier actividad de normas de NFPA, el alcance enmarca el trabajo del comité mientras ejecuta su acta constitutiva, a saber el desarrollo de uno o más documentos. Con la creación del comité de correlación, se agregó una capa adicional de supervisión para que la familia de documentos sobre polvo combustible pueda responder mejor a los desafíos planteados como parte de la narrativa de OSHA en ANPR.

Según el alcance del comité de correlación, el grupo era responsable “por los documentos sobre identificación, prevención y control de riesgos y extinción de incendios y explosiones… en instalaciones y sistemas” que incluyen “partículas sólidas combustibles, metales combustibles o mezclas híbridas”. Aunque de amplio alcance, el del nuevo comité técnico sobre fundamentos de polvo se limita a "información y documentos sobre la manipulación de riesgos de incendio y explosión causados por polvo combustible y partículas sólidas".

El comité sobre fundamentos comenzó su trabajo serio a principios de 2012, utilizando grupos de tareas para desarrollar capítulos borradores en base a una descripción tentativa propuesta por el comité. Un borrador preliminar fue desarrollado y aprobado por el comité para servir como base para solicitar la aprobación del Consejo de Normas de NFPA para establecer un ciclo específico de revisión. El Consejo inicialmente aprobó el desarrollo de NFPA 652 para el ciclo otoñal 2014; no obstante, durante la etapa del proceso del segundo borrador, el comité solicitó más tiempo para revisar y procesar la gran cantidad de comentarios públicos recibidos. Esa solicitud fue aprobada para el ciclo anual 2015, y es allí donde se encuentra actualmente la nueva norma.

Una vez finalizado el Segundo Borrador de NFPA 652 en mayo, comenzarán otras actividades sobre normas de polvo combustible. Tres de las normas específicas de la industria o de los productos básicos de consumo ingresaron al ciclo de revisión anual 2016 y se celebraron las reuniones sobre el Primer Borrador el último verano. Una de sus tareas fue considerar el impacto de NFPA 652 en sus documentos. Al mismo tiempo, el comité de correlación se reunió para revisar y aprobar el Segundo Borrador de NFPA 652 y los Primeros Borradores de NFPA 61, NFPA 654 y NFPA 664. Durante los tres años desde que comenzó este proceso de reestructuración, se han dado los primeros importantes pasos hacia el desarrollo de una coherencia dentro de las normas de polvo combustible de NFPA.

Avanzando
Los beneficios de la jerarquía formal descritos en la nueva NFPA 652 tienen efecto cuando una norma específica de la industria o de los productos básicos de consumo debe justificar por qué algunas disposiciones “fundamentales” en la norma no son aplicables a una industria en particular. En la norma, los requisitos están vinculados a lecciones aprendidas o hallazgos reportados en investigaciones por el CSB y otras.

Por esta razón, la consciencia sobre el riesgo aparece de forma prominente dentro de la norma al incluir capítulos sobre identificación del riesgo, análisis o evaluación del riesgo, y manipulación del riesgo que incluye prevención o mitigación del riesgo. Tanto el CSB como OSHA plantean preocupaciones con la declaración de retroactividad que por lo general aparece dentro de los documentos de NFPA utilizando un lenguaje “estándar” aprobado, que establece que la disposición se aplica en todo el documento a instalaciones nuevas únicamente a menos que fuera modificado. Utilizando las lecciones aprendidas y los comentarios del organismo, el comité hizo que algunos de los requisitos de NFPA 652 se apliquen de manera retroactiva.

dust02La disposición más controvertida que debe aplicarse de manera retroactiva es el análisis de riesgos de polvo, o DHA. La norma define al DHA como “una revisión sistémica para identificar y evaluar los potenciales riesgos de incendio, combustión súbita, o explosión asociados con la presencia de una o más partículas sólidas combustibles en un proceso o instalaciones”. Para las instalaciones existentes, se permite dividir el DHA en fases y completarse como máximo a los tres años de la fecha de entrada en vigencia de la norma. Debido a que tantos hallazgos de las investigaciones llegan a la conclusión de que los propietarios/operadores parecen no ser conscientes de los riesgos planteados por las partículas sólidas combustibles que tienen el potencial de formar polvo combustible cuando se las procesa, almacena o manipula, el comité creyó esencial crear un DHA como un paso fundamental para crear un plan para proteger dichas instalaciones.

Mientras que estos y otros pasos demostraron un enfoque activo de NFPA para brindar protección contra riesgos de polvo combustible, el progreso en el frente regulatorio ha sido escaso. A fines del 2014 OSHA anunció que la creación de reglamentaciones sobre polvo combustible ya no estaba en su listado de proyectos regulatorios activos, citando otras prioridades. En una página de opinión que se publicó en The New York Times en agosto, el Dr. Rafael Moure-Eraso, presidente del CSB, denunció una serie de leyes, órdenes ejecutivas y barreras judiciales que han “virtualmente paralizado” la capacidad del gobierno para publicar nuevas normas de seguridad. “Según un estudio no partidario del Congreso, el proceso puede llevar aproximadamente 20 años de principio a fin”, escribió Moure-Eraso. “Dadas estas condiciones, no resulta ninguna sorpresa que un informe reciente de RAND Corporation haya descubierto que los trabajadores estadounidenses presentan el triple de probabilidades que sus colegas británicos de morir en su lugar de trabajo. ... Creo que la dirección de OSHA desea tanto como nosotros avanzar con una norma de polvo combustible. Pero como le dijo recientemente su director, David Michaels, al NBC News, "Contamos con un proceso de normas que está quebrado".

Con este anuncio, ya no parece probable contar con una norma federal abarcativa para polvo combustible, sin embargo los riesgos por incendios y explosiones a causa de polvo combustible siguen existiendo, y presentan un riesgo creíble dentro de las instalaciones en diversas industrias. Haciendo un comentario sobre la publicación del CSB de su informe de U.S. Ink, Moure-Eraso dijo que una norma de OSHA "probablemente tendría que haber requerido el cumplimiento con códigos de la Asociación Nacional de Protección contra Incendios que hablen directamente de factores críticos como la contención y recolección de polvo, análisis de riesgos, pruebas, ventilación, flujo de aire y supresión de incendios". NFPA cree que sus normas siguen abordando estos factores críticos.

Tal vez es el momento indicado para que OSHA agregue NFPA 652 a su programa de énfasis nacional, o para que tome otros pasos para incentivar a las industrias a cumplir con las normas NFPA.

Guy Colonna, es Gerente de la División de Ingeniería Industrial + Química, NFPA

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter