La obra de Art
      Olvido su clave?  

 

NFPA, Desarrollo & Adopción de Normativa

La obra de Art

Por John Nicholson

La distinguida carrera de Art Cote llega a su fin en NFPA, pero continúa una vida entera de compromiso con la seguridad contra incendios y humana.

art cote 425La distinguida carrera de Art Cote llega a su fin en NFPA, pero continúa una vida entera de compromiso con la seguridad contra incendios y humana.

La primera vez que Art Cote oyó sobre la NFPA fue cuando fue seleccionado para la Insurance Rating Bureau Scholarship (Beca de la Oficina de Tasación de Seguros), la cual pagó sus cuatro años de educación en el programa de ingeniería de protección contra incendios de la Universidad de Maryland.

Cuando Cote posó en la fotografía de los “ganadores” para el periódico local en Meredith, New Hampshire, Cliff Hudson de la Oficina de Tasación de Seguros, levantaba un rociador. Hudson le explicó a Cote, un muchacho de 17 años en ese entonces y el primer ganador del estado de New Hampshire, que el rociador automático salvaba vidas y que la NFPA era la organización que creaba las normas para los rociadores.

La NFPA era apenas cuatro letras para Cote. Recordando ese evento, nunca creyó que se convertiría en vicepresidente ejecutivo e ingeniero en jefe de la organización, ahora a sólo unas pocas semanas de jubilarse.

ArtCoteInformación Biográfica de Art Cote


Art Cote y la universidad
La Universidad de Maryland fue un "desafío interesante para mi", dice Cote. "Yo venía de una escuela secundaria regional, con un curso de 35."

Art Cote y el desastre 
A principios de su presidencia en NFPA, Jim Shannon viajaba por China. Mientras tanto en la Asociación, Art Cote era el oficial a cargo. Fue cuando se desencadenó el incendio en el club nocturno The Station.


Poco después de la citada fotografía, tomando un tour por la ciudad de Boston con un grupo de ganadores de la beca, se  detuvieron en las oficinas de la NFPA, en la calle Batterymarch del distrito financiero de la ciudad. Cote, de 63 años de edad, recuerda cómo caminó por los vestíbulos de la asociación pensando para sí que la NFPA parecía ser un lugar habitado por pequeñas personas de edad avanzada, sentadas en oficinas con pilas de papeles sobre sus escritorios. “Bueno, han pasado 45 años de ese momento, y aquí estoy, ‘una pequeña persona de edad avanzada sentada en una oficina con una pila de papeles sobre mi escritorio’”, dice Cote.

“Si miro hacia atrás todos los altos del camino, de algún modo, la NFPA ha estado entrelazada con mi carrera profesional”, agrega Cote. “Fui parte del comité de rociadores representando a la industria aseguradora. Participé del comité de bombas contra incendio en representación de la industria de los rociadores. Desarrollé cursos de entrenamiento en Travelers Insurance, basados en códigos y normas NFPA, para convertir a ingenieros de maquinarias de calderas y elevadores, en ingenieros de protección contra incendios. En NFPA, he trabajado en casi todos los aspectos del lado técnico de la organización. Ha sido interesante”.

Planea permanecer conectado una vez que se jubile. “A pesar de que me estoy jubilando después de casi 30 años aquí, seguiré estando muy activo en la Sociedad de Ingenieros de Protección contra Incendios”, continúa Cote. “Este año estoy ejerciendo como presidente nacional. El próximo año serviré como presidente pasado inmediato. Cerraré un ciclo luego de casi 15 años en el directorio, lo cual creo que es un récord. 

“Fui secretario/tesorero, (una posición sin límite temporal) por unos doce años. Participé activamente en el capítulo de Nueva Inglaterra antes de eso, y continuaré con el capítulo local. Trabajaré en algunos proyectos para la NFPA, y serviré otro período en el directorio del ANSI representando a la NFPA. Allí soy presidente del comité financiero. También terminaré mi período de vicepresidente de la CFPAI (Confederación Internacional de Asociaciones de Protección contra Incendios)”.

“Deberé tener cuidado de no estar demasiado ocupado haciendo eso, puesto que si quisiera trabajar tiempo completo, entonces me quedaría en la NFPA. Quiero continuar involucrándome, pero sólo un poco”, dice.

“Su optimismo y animada personalidad han sido magníficos para toda la asociación”, dice el presidente y CEO de la NFPA James Shannon.

Shannon ha trabajado con Cote durante 16 años y cuando se convirtió en presidente, una de sus primeras decisiones fue la de promover a Art Cote a su posición actual.

“Trajo a la NFPA su sólido bagaje técnico y su maravillosa forma de tomar decisiones estratégicas”, dice Shannon.

Y agrega que no hay manera en que la NFPA pueda reemplazar a Art Cote. “Él puso las pautas”, dice.
A lo largo de su carrera, Cote ha tenido muchos logros, y lo ha hecho a edad temprana. A los 23 años, era ingeniero supervisor en la Travelers Insurance Company en Hartford, Connecticut y era responsable de efectuar las pruebas de aceptación para el sistema de rociadores más grande de la época. El sistema de la papelera Crown Zellerbach en Washington fue diseñado en 75/7500 pies cuadrados con un sistema de bomba contra incendios capaz de bombear 12.000 galones (45.425 litros) por minuto. Crown Zellerbach era una de las empresas productoras de papeles especiales más grandes en el mundo.

Mientras aún estaba en la universidad, él y su compañero de cuarto Alan Gomberg, quien trabajó después en la División de Investigaciones de la NFPA, desarrollaron una aplicación para computadoras sobre cálculos hidráulicos. En ese entonces, la industria estaba desarrollando un nuevo enfoque del diseño de sistemas, y el programa Fortran permitía al usuario calcular hidráulicamente la medida de la tubería necesaria para un sistema de rociadores. El programa fue el precursor  de los programas de diseño por computadoras más elaborados de hoy en día. Su trabajo fue observado por los líderes de la industria y fue incluido como expositor de mesa para estudiantes en la reunión anual de la NFPA de 1965, realizada en la ciudad de Washington. Nuevamente, otra conexión con la NFPA, recuerda Cote.

El enfoque computarizado
Mientras trabajaba para Travelers, él y Gomberg comenzaron a trabajar en el perfeccionamiento de su programa computarizado cuando su empleador quiso convertirse en una “potencia en la protección de la propiedad”, dice Cote.

“HPR (Riesgo Altamente Protegido, por sus siglas en inglés) era lo último en seguros de propiedad y FM (hoy en día FM Global) y FIA (luego IRI, y hoy GE Capital) eran nuestros mayores competidores”, sigue Cote.

Travelers quería desarrollar una potencia en un único campo que tomara inspectores de calderas y elevadores y los convirtiera en especialistas de protección de pérdidas. Cote y Gomberg, llevaron su programa computarizado, y a pedido de Travelers, los mejoraron de modo tal que pudiera hacer los cálculos que la mayoría de los ingenieros de protección contra incendios estaban haciendo y a su vez corroborar que esos cálculos eran los correctos.

“La gente simplemente no confiaba en la ‘Caja Negra’ entonces ingresábamos los datos y reanudábamos los números a través del programa”, comentó Cote.

Cote y Gomberg hicieron una presentación sobre “El enfoque computarizado de los problemas de protección contra incendios”, en la reunión anual de la Sociedad de Ingenieros de Protección contra Incendios (SFPE), el 18 de Mayo de 1967 en Boston, como parte de un programa confeccionado por el Capítulo de Nueva Inglaterra de la SFPE. La presentación fue posteriormente publicada ese año en la revista revisada por expertos Fire Technology. Hoy, Cote es editor consultor de Fire Technology.

Mientras trabajaba en Travelers, Cote fue elegido para tomar parte en su primer comité técnico de la NFPA; fue suplente en el comité de la NFPA 13. Poco tiempo después se desempeñó como facilitador de capacitación en ese lugar, responsable de la cuenta de Canada Dry en los Estados Unidos, y trabajaba en el proyecto Crown Zellerbach.

Todavía en Travelers, conoció a Tony O’Neill, quien fuera posteriormente director de las oficinas de la NFPA en Washington, D.C. y vicepresidente en NFPA; y a Dick Best, quien fuera luego el investigador de incendios en jefe de la  NFPA—ambos actualmente jubilados de la NFPA.
Él y O’Neill se hicieron amigos, y eventualmente vecinos. O’Neill luego dejó Travelers por la NFPA y Cote la dejó para unirse a Mid-Hudson Automatic Sprinkler Company, Inc., en Poughkeepsie, Nueva York. Con el correr del tiempo, los dos continuaron viéndose. Art Cote tenía 26 años.

Desde la perspectiva de la construcción
En Mid-Hudson, que era un contratista de rociadores, trabajó para Dick Martineau, presidente de Mid-Hudson y anterior presidente de la junta directiva de la Asociación Nacional de Rociadores Automáticos (NFSA, por sus siglas en inglés). A través de Martineau, conoció al secretario-tesorero de la junta directiva de la NFPA Frank Fee, Jr. de Reliable Automatic Sprinkler—un fabricante que luego ejerció la función de presidente de la junta directiva de la NFPA. Una de las responsabilidades de Cote era la de revisar los temas de los contratistas personalmente para Fee, ya que se relacionaban con la NFPA 13. Esto le brindó a Fee, como miembro del comité de la NFPA, una profunda comprensión de las necesidades de los contratistas respecto de las normas NFPA para la instalación de rociadores.

Cote se encontraba en una extraña posición dentro de la industria. Era ingeniero de protección contra incendios y tenía conocimiento de los códigos y normas, pero jamás había trabajado en la industria de los rociadores. Como ingeniero en jefe en Mid-Hudson, aprendió el negocio del diseño de rociadores con Carl Johnson, un experimentado diseñador de rociadores. “Fue un mentor que me mantuvo fuera de problemas y siempre estaba dispuesto a aconsejarme, solía preguntarme ‘Qué piensas si lo hacemos de esta manera?’, fue una experiencia maravillosa que me ayudó a entender la construcción en este negocio”.

Cote cree que, como ingeniero, vivía en una torre de marfil. Los ingenieros, dice, creen que las cosas deben resultar como ellos las diseñan y planifican, y así también lo era para él. Una vez que se exponen a la construcción, rápidamente ven la inmensa diferencia entre lo que está diseñado y lo que está construido. “Eso lo estamos viendo en la actualidad en el proyecto del túnel ‘Big Dig’ en Boston”, dice. “Cómo fue diseñado un sistema y cómo es construido, son comúnmente dos cosas diferentes”, agrega Cote.

Por ejemplo, en Mid-Hudson, tuvo la posibilidad de apreciar el hecho de que cuando se diseña un soporte para rociador, debería tenerse en cuenta la carga y cómo lo montará el instalador, que se halla parado en una escalera, con un tramo de tubería sobre su hombro.

Antes de los 30 años de edad, Cote fue promovido a vicepresidente de Mid-Hudson. Él cree que no todo en la vida profesional se alcanza mediante la habilidad y las calificaciones. A menudo, dice, es solo buena suerte, estar en el lugar adecuado en el momento oportuno. Cote fue designado vicepresidente en Mid-Hudson luego de que el vicepresidente falleciera trágicamente en un accidente en un avión privado. Cote dice que el vicepresidente nunca tomaba nota de nada y que toda la información sobre los métodos de fijación de precios de la compañía estaba “en su cabeza”.

Tiempos difíciles
Como vicepresidente, ingeniero en jefe y gerente de ventas, Cote ayudó a conducir Mid-Hudson a una época muy redituable. “Todo lo que tocábamos se convertía en oro”.

Mid-Hudson abrió oficinas adicionales, contrató más personal y expandió las operaciones. Todo terminó tan pronto como crecieron, a comienzos de los 70, cuando una inflación de dos dígitos golpeó y volvió a golpear la industria de la construcción de manera particularmente dura. “Terminamos destruyendo todo lo que habíamos logrado”, recuerda Cote.

Las oficinas se cerraron, los diseñadores fueron suspendidos, y los planes de expansión fueron hechos a un lado.  “Descubrimos que no éramos tan listos como creíamos ser”.

La reputación y el conocimiento acerca de la industria le permitieron a Mid-Hudson reinventarse en los momentos difíciles. Mid-Hudson desarrolló un programa para calcular los “retiros” en tuberías roscadas. Este programa revolucionó el proceso, el cual optimizó el proceso de corte de los tubos. Pronto, uno de los fabricantes más importantes de la industria, Grinnell, quiso comprar el programa de Mid-Hudson. La respuesta de Mid-Hudson fue su decisión de formar SCS (Sistemas Computarizados de Rociadores, por sus siglas en inglés) ofreciendo el programa de “retiros” y un programa de cálculos hidráulicos. Cote trabajó con contratistas y los entrenó en el uso de los programas hidráulicos, y luego estuvo a cargo de todo el apoyo técnico para este nuevo emprendimiento. Este programa era popular, pero la energía computarizada era bastante primitiva en comparación a los parámetros de la actualidad, y la industria contratada no estaba aún instruida en términos de computación. “Íbamos a la vanguardia”.

Fue durante ese tiempo que Cote se encontró con su amigo de tantos años, O’Neill, en la reunión anual de la NFPA. A menudo, ambos se habían divertido con la idea de que Cote dejara Mid-Hudson y se uniera a la NFPA. 

En el otoño de 1976, Cote respondió a la broma de O’Neill’ con un “¿Cuándo vas a hacerme una propuesta?” Bueno, O’Neill le hizo un ofrecimiento y, en Mayo de 1977, Art Cote comenzó a formar parte del personal de la NFPA como gerente técnico de proyectos.

NFPA, 1977
Como gerente técnico de proyectos, Cote, de 33 años de edad, era responsable de la coordinación de programas para la Reunión Anual y la Reunión de Otoño de la NFPA. También fue enlace de personal en el comité técnico de aviación, y en el comité técnico de vehículos móviles para hogares y recreación.

Cote era muy conocido por la dirigencia de la NFPA y por Dick Stevens. Stevens, trabajaba en el Consejo de Normas de la NFPA y fue su secretario durante 10 años. Se jubilo de la NFPA en 1984 como su vicepresidente e ingeniero en jefe, luego de 34 años de servicio. Es uno de los mayores defensores de la ingeniería de protección contra incendios y el Capítulo de Nueva Inglaterra de la SFPE nombró una condecoración en su honor que le fue otorgada a Cote en 1989.

Cote recuerda haber hablado con Stevens, durante sus años en Mid-Hudson, acerca de dejar la empresa y unirse a la NFPA. En ese entonces, Cote deseaba permanecer en Mid-Hudson durante su época difícil y rechazó la oferta de Stevens.

En la NFPA, Cote conoció a George Tryon, quien era director de servicios técnicos de la NFPA y también se estaba jubilando. Allí fue que Cote se hizo cargo del trabajo de Tryon en el comité, junto con la coordinación del programa de la reunión Anual y del programa de Otoño. Y, en tres meses, Cote coordinaba el programa de la reunión de Otoño. “Bueno, eso era divertido, pero fue todo un desafío”, recuerda Cote.

Las computadoras figuraron en el trabajo de Cote en la NFPA cuando fue promovido a director asistente de operaciones técnicas. Era responsable de todas las operaciones de la unidad de educación tecnológica y de la unidad de procesamiento de textos.

Cote fue presidente del grupo de tareas que estudió la nueva tecnología de “procesamiento de textos”. El grupo de tareas recomendó a la NFPA que adoptara completamente la tecnología y él dirigió esta nueva división. Junto con Betty Carmichael quien luego se convirtió en la Vice Presidente Asistente de Producción de la NFPA, Cote seleccionó las computadoras Wang en lugar de las de Digital Equipment Corporation Computers (Computadoras de la Corporación de Equipamiento Digital) como piedra angular del proyecto de procesamiento de textos de la NFPA. El procesamiento de textos, un componente tan fundamental en los negocios de la actualidad, condujo a la NFPA a una nueva era. El procesamiento de los TCRs y TCDs, (hoy ROPs, y ROCs) se hizo más eficiente y se perfilaron nuevos proyectos.
“El procesamiento de textos fue de suma importancia para un lugar como NFPA y para el volumen de texto que estábamos procesando”, dice Cote.

El primer documento que se abordó fue el Código Eléctrico Nacional (NEC®). “En nuestro proceso de pensamiento, simplemente no había lugar para errores. No sé qué habríamos hecho si no hubiéramos sido capaces de producir el documento, además de demorar el NEC seis meses. Por aquellos días eso hubiera sido una pesada carga inicial para la Asociación. Pusimos en el proyecto muchas horas y mucho tiempo. Contratamos muchísimos consultores y establecimientos para realizar trabajos externos en algunas cuestiones clave. En medio de todo eso, teníamos archivos que se perdían forzándonos a recrearlos en el último minuto. Finalmente, pudimos hacerlo”, cuenta  Cote.

También recuerda al revisor de cuentas de la asociación decir, en aquel entonces, que la NFPA pagó el costo completo de la inversión en ese año con ese único proyecto. “A medida que mejoraba la tecnología, la NFPA mantuvo ese nivel”,  dice Cote.

En aquellos días, fue promovido a Vice Presidente Asistente de Ingeniería y Servicios Técnicos, y la NFPA comenzó su producción de libros, desde manuales hasta guías de usuarios a través de los códigos y normas de la NFPA. La experiencia de Cote en el negocio de los rociadores le enseñó que se necesitaba algo que guiara a los usuarios de la NFPA 13 de manera regular. El primer manual de la NFPA, fue sobre la norma de los rociadores. Cote era el gerente del proyecto, no el editor técnico. Estableció el programa que aún hoy se usa en la NFPA, donde el enlace de personal de una norma en particular ejerce la función de editor técnico del manual. A eso le siguió el Manual del Código de Seguridad Humana y el Manual del Código de Líquidos Inflamables. La décimo sexta edición del Manual de Protección contra Incendios (FPH, por sus siglas en inglés), fue revisada utilizando el procesador de textos y Cote se convirtió en Editor en Jefe. Acaba de completar la vigésima edición, su quinto FPH durante su trabajo en NFPA.

NFPA también se movilizó para recuperar el manual del NEC de McGraw-Hill, quien había estado publicando el libro. La NFPA estaba haciendo todo el aporte técnico, pero era McGraw-Hill quien lo producía.

A fines de 1979, Cote se convirtió en ingeniero de proyecto del Programa de Pruebas de Rociadores Residenciales de la Administración de Incendios de los Estados Unidos / NFPA; una serie de pruebas a escala completa del nuevo prototipo de rociador residencial de respuesta rápida, en una residencia en Los Ángeles, California y en una vivienda móvil en Carolina del Norte. Cote fue también el ingeniero de proyecto de la prueba de retro instalaciones de 1982—llevada a cabo por la Fundación de Investigaciones de la NFPA—la cual examinó hasta dónde podían ser utilizadas las tuberías plásticas y los rociadores de respuesta rápida en la remodelación de hoteles.

Cote fue el autor de los informes de ambos proyectos de la NFPA. El primero fue elInforme Final sobre Pruebas de Campo y Evaluación de Sistemas de Rociadores Residenciales, y el otro fue el Informe Final sobre Pruebas de Campo de un Sistema de Rociadores Retro Instalado. Cuando se realizan investigaciones sobre cualquiera de estos dos temas en la actualidad, los expertos citan ambos informes entre los ejemplos destacados de cómo los sistemas de rociadores pueden salvar vidas. La Prueba de Rociadores Residenciales llevó al desarrollo del rociador residencial de respuesta rápida y fue utilizada como el criterio de desempeño de la NFPA 13D,Instalación de sistemas de rociadores  en viviendas uni y bi familiares y viviendas prefabricadas; y de la NFPA 13R, Instalación de sistemas de rociadores en ocupaciones residenciales hasta e incluyendo cuatro pisos de altura.

Según el mentor y antiguo profesor de Cote,  Dr. John L. Bryan, las contribuciones e informes de Cote sobre las pruebas de desarrollo para el rociador residencial, que involucra viviendas en Los Ángeles y viviendas prefabricadas en Charlotte, constituyen en la actualidad documentos clásicos. 

“Estos informes y su detallada revisión del sistema de rociadores automáticos retro instalados para albergues, son ejemplos de su dedicación a los sistemas de rociadores automáticos como factor clave en la reducción de la pérdida de vidas en incendios”, dice Bryan, ex-presidente y profesor de ingeniería de protección contra incendios en la Universidad de Maryland.

“Art fue un líder tanto en el desarrollo de los rociadores residenciales, como en la fuerte defensa dentro de la Asociación Nacional de Protección contra Incendios por la aplicación de rociadores residenciales con el fin de proteger a los ocupantes residenciales, que son los primeros en perder la vida en incendios”, dice Bryan.

Los años en el Consejo de Normas
“Dick Stevens se preparaba para su jubilación cuando volví aquí en 1977. Él sabía exactamente cuántos años, meses y días faltaban para que se jubilara”, dice Cote. 

Stevens se jubiló en 1984 y Cote, a los 41 años, fue promovido a Vicepresidente Asistente de Normas por el Presidente de la NFPA, Bob Grant. En 1988, se convirtió en Ingeniero en Jefe; sólo la tercera persona en la NFPA, junto con Dick Stevens y Horatio “Ray” Bond, que tuvieron ese título. Sin embargo, enseguida Cote señala que había otras dos personas cuya función era la de jefe técnico de la Asociación, con el título de Secretario Técnico; Bob Moulton y George Tryon.

“Fui Secretario del Consejo de Normas desde 1984 a 1996, pero comencé a asistir a las reuniones del Consejo de Normas en 1980 mientras estuve a cargo de Ingeniería, y continué asistiendo hasta el año 2000, durante unos 20 años”, recuerda Cote.

En 1980, las Reglamentaciones de los Proyectos de los Comités Reguladores acababan de ser revisadas por la Junta Directiva, para expandir el Consejo de 10 a 13 miembros y aclarar su rol como emisor final de todos los códigos y normas NFPA.

“Tuve el honor de trabajar con Paul Lamb durante su último año como Presidente del Consejo y luego con Alan Stevens, quien fuera presidente desde 1981 hasta 1984. Cuando me convertí en Secretario del Consejo, mi mentor por tantos años y amigo, Dr. John Bryan fue nombrado Presidente. Fue fantástico trabajar a su lado mientras se ocupaba, junto al Consejo, de mejorar el sistema de desarrollo de normas de la NFPA”, comenta. 

“Durante mis doce años como Secretario del Consejo de Normas, además de John Bryan tuve el placer de trabajar  con John Jablonsky y Russ Fleming como presidentes. El compromiso de estas tres personas con la NFPA y su misión, no tiene igual. A los tres se les otorgó el más alto honor de la NFPA, el Premio Paul C. Lamb. Esos años en el Consejo de Normas fueron algunos de los más desafiantes y gratificantes de mi carrera en NFPA”, afirma Cote.

Había un número de cuestiones conflictivas que el Consejo de Normas debía abordar. Primero fue la manipulación de votos de Allied Tube and Conduit para el NEC en la reunión anual de la NFPA año 1980, la que resultó en una demanda multi-millonaria que fue finalmente dirimida por la Corte Suprema de los Estados Unidos.

“Luego, la renuncia a NFPA de todos los miembros de la IAFF por la estructura del comité técnico responsable de la NFPA 1500 que yo había recomendado. Y hubo una controvertida decisión del Consejo de Normas, permitir el desarrollo de dos normas separadas sobre Despliegue y Organización de Departamentos de Bomberos, una para departamentos de bomberos de carrera  (NFPA 1710) y otra para departamentos de bomberos voluntarios (NFPA 1720)”, cuenta.

Durante esos años, el Consejo de Normas estableció el programa de premios para los comités, el programa de entrenamiento para funcionarios de los comités, la guía para funcionarios de los comités, y la primera serie de pautas de conducta para los funcionarios de los comités. En 1996, Cote pasó el mando de la Secretaría del Consejo a Casey Grant.

George Miller fue elegido como próximo presidente de la NFPA, después de Bob Grant. “George y yo nos llevamos bien desde el primer momento. Él fue quien me promovió a vice presidente y luego a vice presidente senior, y luego me dio un par de responsabilidades más”, agrega Cote. Cuando George Miller se jubiló, Jim Shannon se convirtió en Presidente y Director Ejecutivo (CEO) de la NFPA. Creó la posición de Vicepresidente Ejecutivo, y promovió a Cote.

“Es interesante. Si miro la pared donde tenemos los retratos de los presidentes de la NFPA, Jim es mi cuarto CEO. Yo fui contratado por Charlie Morgan. Trabajé para Bob Grant, para  George Miller, y ahora trabajo para Jim Shannon.

“El primero fue mi ídolo y yo lo admiraba. Él era el hombre que yo sabía iría subiendo de nivel. Con su antecesor, Percy Bugbee, escribí un libro (“Principios de Protección contra Incendios”) cuando “Perc” tenía 90 años. A Bob Grant, lo toleré. Con George y Jim, enseñé”, dice con una ancha sonrisa y ríe. “Ha sido un viaje interesante”.

John Nicholson es editor ejecutivo del NFPA Journal.

 

 

 

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Blog

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies