Trágico siniestro a raíz de un incendio en un yacimiento carbonífero de Argentina
      Olvido su clave?  

 

Materiales Inflamables & Combustibles

Trágico siniestro a raíz de un incendio en un yacimiento carbonífero de Argentina

Por Eduardo D. Álvarez, P.E., SFPE

El 15 de junio pasado la Argentina se veía conmovida por la mayor tragedia de las últimas décadas en la industria minera cuando catorce mineros perdieron la vida en la Mina 5 del yacimiento carbonífero de Río Turbio, ubicado en la Provincia de Santa Cruz en el sur de la Patagonía.

Los informes indican que el siniestro de un incendio originado en la cinta transportadora encargada de sacar el carbón de dicha mina. El fuego causó una densa humareda que dificultó la evacuación de los trabajadores dada la reducción de la visibilidad y la presencia de peligrosas concentraciones de gases tóxicos. Una vez activada la alarma de evacuación, algunos mineros trataron de escapar a bordo de uno de los camiones que habitualmente circulan por el túnel, pero la poca visibilidad provocó que éste chocase con los pilares laterales generando un derrumbe posterior.

Aún así, cuarenta y tres mineros lograron salir tomándose de las manos y ayudándose unos a otros pero catorce de sus compañeros no pudieron superar los obstáculos y perecieron, en la mayoría de los casos, por inhalación de gases tóxicos de la combustión.

La norma NFPA 123, Norma para la prevención y control del fuego en minas subterráneas de carbón bituminoso establece una serie de requerimientos mínimos con el objeto de reducir las posibilidades de pérdidas humanas y materiales a causa de un incendio en este tipo de instalaciones. Si bien esta norma no es obligatoria para instalaciones existentes, recomienda especialmente la aplicación de sus requisitos en aquellos casos en que sea razonablemente posible.

La NFPA 123 presta especial atención a las varias operaciones y equipos propios de la actividad, entre ellos las cintas transportadoras para las cuales especifica una importante serie de características de diseño, instalación y operación, entre ellas:

  • Deben estar aprobadas para el uso en minas de carbón. Las galerías por las que corren deben estar razonablemente libres de acumulaciones de carbón y polvo de carbón.
  • Deben poseer un sistema capaz de provocar el apagado de la cinta si se detecta un deslizamiento entre la cinta y los rodillos.
  • Debe existir también un sistema de bloqueo capaz de interrumpir la energía de la cinta y de los dispositivos de carga si se detecta una detención de la cinta o una reducción de su velocidad normal de funcionamiento.
  • En el caso que las columnas, postes o soportes del techo de la galería sean de material combustible, deben estar protegidos del contacto con la cinta o bien por medio de un material incombustible o bien manteniéndolos alejados de los rodillos una distancia de un medio del ancho de la cinta transportadora como mínimo.
  • Debe haber detectores de incendios sobre la cinta y en aquellos extremos de carga automática de vagonetas.
  • Se exigen también rociadores automáticos (sprinklers) en las áreas donde se localizan los motores de impulsión de las cintas, así como nichos con mangueras de incendio y bolsas con polvo de roca seco dentro de éstas áreas o en sus proximidades. Se requiere también la existencia de extintores manuales de acuerdo a la NFPA 10,Norma para extintores portátiles.
  • Además de estos requisitos específicos referidos a las cintas transportadoras, se exige la realización de una evaluación del riesgo de incendio sobre cada equipo eléctrico o con motor de combustión interna, ya fuere fijo o móvil, indicando el procedimiento a seguir para tal fin y, más aún, ampliando los alcances en orden de evitar riesgos innecesarios.

Estos estudios deben ser realizados por medio de un proceso de cuatro fases: Identificación del potencial riesgo de incendio; evaluación de las consecuencias de dicho incendio; determinación de las necesidades de protección y selección de la opción apropiada de protección.

Para trazar un mejor cuadro de situación deben tenerse en cuenta también los siguientes aspectos:

  1. Métodos de reducción o eliminación de condiciones riesgosas. 
  2. Existencia de medios de detección y aviso temprano de incendios. 
  3. Compartimentación de equipamientos o aislamiento de áreas para prevenir o detener la propagación del fuego. 
  4. Disponibilidad de personal entrenado para el combate del fuego y existencia de medios de extinción. 
  5. Posibilidad de propagación del fuego desde equipos hacia material combustible en sus proximidades. 
  6. Sistemas de ventilación que permitan redireccionar los productos de combustión. 
  7. Otros sistemas o procedimientos necesarios para proteger la vida humana y los bienes.

Todo ello sin olvidar que una mina, como pocas actividades, es una instalación en permanente modificación con lo cual las evaluaciones de seguridad, al igual que la capacitación del personal, deben ser continuas formando parte de un sistema integral de gestión de riesgos.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies