Todo esto y seguridad también?
      Olvido su clave?  

 

Manejo de Emergencias & Materiales Peligrosos

Todo esto y seguridad también?

Por Shelley Reese

¿Qué se tuvo en cuenta al integrar los sistemas de protección contra incendios y de seguridad en el mayor centro comercial en Estados Unidos?

Cada año, cerca de 40 millones de visitantes juegan, compran, y comen en el Centro Comercial de América, el complejo de ventas al por menor y entretenimiento más grande de la nación . Los visitantes ambicionan los costosos carros en las vitrinas de Chrysler, adquieren regalos para ellos mismos y sus amigos, lanzan gritos de alegría en la montaña rusa, y contemplan a las estrellas de Hollywood en sus 14 pantallas de cine, pero casi ninguno de ellos piensa en la seguridad contra incendios.

Esa labor, intimidante por su magnitud, recae en quienes gerencian el centro comercial y en los oficiales de incendio y de construcción de la ciudad de Bloomington en el estado de Minnesota. 
Para ellos, la seguridad humana no fue un aspecto que salió a relucir en medio de las bandas y globos que enmarcaron la gran inauguración del centro comercial, en agosto de 1992. Esta fue el centro de su misión a partir del momento en que se dibujaron los primeros planos para el centro comercial de 4.2 millones de pies cuadrados (390.000 metros cuadrados) a comienzos de los ochenta. Trabajando juntos, han diseñado, autorizado, desarrollado, inspeccionado y mantenido un sistema que ha ayudado a garantizar, hasta la fecha, la seguridad de más de 230 millones de visitantes. 
"Cuando se cuenta con una instalación de este tamaño, es clave hacer todo correctamente desde la iniciación del proyecto," afirma Robert Goering,l coordinador de seguridad humana y construcción del centro comercial.
"Hacerlo correctamente," de acuerdo con los que reglamentan y los promotores del centro comercial, significaba trabajar unidos para superar los retos del diseño y dirigir los aspectos de seguridad humana durante cada paso del proceso.

Al comienzo
Desde el inicio del proyecto del centro comercial, la ciudad de Bloomington estuvo íntimamente involucrada. A comienzos de los años ochenta, la ciudad solicitó propuestas de desarrollo para el lugar principal del proyecto, donde una vez estuvo localizado el estadio de fútbol y béisbol de la ciudad. Después de ratificar la idea para desarrollar un centro comercial, la ciudad permanecióal lado de los promotores en cada paso del proyecto.
Incluso, antes que se hicieran las copias heliográficas del proyecto, Rick Breezee, oficial de construcción de Bloomington, y otros oficiales de la ciudad y del cuerpo de bomberos hicieron un escrutinio de la infraestructura del área, teniendo en cuenta la seguridad. ¿Eran adecuados el suministro y presión de agua en el área para mantener los rociadores del más grande proyecto de ventas al por menor? ¿Cuáles vías debían ser ampliadas para dar cabida a los vehículos de emergencia? Finalmente, la ciudad decidió que era necesaria la construcción de una infraestructura avaluada en US$20 millones antes de que se firmara el primer permiso.
"Nuestra actitud consistía en que no importaba mucho si teníamos cuarenta millones de compradores en un año. Queríamos estar seguros de que podíamos sacar a las 30.000 personas que probablemente estaban comprando durante un día y que podíamos ingresar personal de emergencia si era necesario," afirma Breezee.
Aunque la ciudad y los promotores, la Organización Ghermezian de Edmonton en Alberta, Canadá, y Melvin Simon & Associates de Indianápolis, Indiana, estaban ansiosos de ponerse al tanto del proceso, la seguridad contra incendios fue una cuestión de primera línea desde el inicio del proyecto. Esto significó que un puñado de diseños, realizados a comienzos de 1985, fueran abandonados antes de que la tinta se secara. "Un plano requería un sistema completamente subterráneo con una única entrada y salida para entregas, y esto no funcionaba desde ningún punto de vista para la seguridad humana," recuerda Breezee. "Si alguna vez hubiera ocurrido un incendio que bloqueara la entrada, éste realmente habría impedido nuestra capacidad de hacer salir y entrar a las personas del lugar.
"Otra idea requería una vía en forma de anillo en el cuarto piso de la edificación. La idea era conducir el tráfico hasta la parte superior del centro comercial y luego dejarlo fluir hacia abajo. Dijimos que no, primero porque si el tráfico se salía de la vía, se estrellaba contra el centro comercial y, en segundo lugar, si ésta era nuestra principal vía de acceso, la rampa que conducía hasta la parte superior debía tener la capacidad de resistir un camión de bomberos. Esto en cuestión de costos habría sido prohibitivo."
Pero los oficiales no sólo actuaban desaprobando ideas. Breezee y otros oficiales decidieron tomar la iniciativa. Visitaron más de una docena de centros comerciales a lo largo de los Estados Unidos y Canadá para hablar con promotores, inspectores de construcciones, expertos en protección contra incendios, y con oficiales de planeación, acerca de los procesos por los que habían pasado, los errores cometidos, y las lecciones aprendidas. Con estos aspectos claros y tres años de reuniones, negociaciones, aprobaciones, y negativas a sus espaldas, finalmente la ciudad expidió un permiso a Simon en noviembre de 1989.

Los retos de la "caja gigante"
Una queja que Breezee escuchó mientras viajaba por todo el país visitando contratistas e inspectores, era que los constantes viajes de ida y vuelta a la casa del ayuntamiento para asistir a reuniones, revisión de planos, y obtención de permisos tomaba demasiado tiempo. Para evitar la pérdida innecesaria de tiempo en viajes, el promotor alquiló tres pisos en una edificación al otro lado de la calle del centro comercial, y el departamento de Breezee estableció allí una dependencia. Como consecuencia, los arquitectos, coordinadores de los arrendatarios, e inspectores de construcción se encontraban a lo largo del mismo pasillo. Esto hizo que las reuniones semanales del personal, que incluyeron durante la primera etapa sólo gente de la ciudad, y arquitectos y promotores durante la segunda etapa, fueran convenientes para todo el mundo. "Todos los asuntos por tratar, podían ser dirigidos inmediatamente o canalizados a las personas adecuadas," dice Breezee. "Esto le ahorró tiempo a todo el mundo."
Tener a todos los participantes clave en una ubicación centralizada también facilitó la comunicación. Como recuerda Goering, "Usted podía tener una conversación con alguien e ir literalmente a la ventana sobre la bahía para señalar el área sobre la cual se estaba hablando. Con todos los diferentes grupos en el mismo sitio de trabajo, si encontrábamos un pequeño error en la ubicación de una bomba o algo parecido, esto podía ser corregido en cuestión de horas en lugar de perder días enviando planos por correo y fax."
Aunque el enorme centro comercial presentó algunos retos de diseño, Breezee afirma que los planos para el proyecto del quinto nivel es engañosamente simple.
"Es un centro comercial muy grande, pero no es tan complicado" afirma. "Es sólo una caja gigante con cuatro cajas menores (las anclas de la tienda por departamentos) en las esquinas y un parque de diversiones de siete acres en la mitad."

Para asegurar que el sistema suministra un cubrimiento adecuado, Nisja contrató a Hughes Associates para revisar los rendimientos y cálculos y solicitó a la sección de investigación de incendios y construcción del Instituto Nacional de Normas y Tecnología la revisión de los planos. Después de una extensa revisión, ambos pusieron su firma en el sistema. Los detectores de humo están localizados en cada espacio para ventas al por menor y están conectados a un panel central en el centro de seguridad. Los detectores tradicionales y para vigas son utilizados en áreas abiertas. Los detectores para vigas permiten que el centro comercial detecte humo a niveles más bajos que los detectores de cielo raso en áreas como Knott's Camp Snoopy donde la claraboya se encuentra a 95 pies (29 metros) por encima del piso. Todas las alarmas de humo tienen un "march time"para que los oficiales del centro comercial puedan detectar y responder a una falsa alarma sin asustar a los compradores. Los "march time" varían dependiendo del uso del área y su contenido.

Rociadores
El sistema de rociadores del centro comercial está reforzado con cuatro bombas de incendio y tuberías principales de agua que dan la vuelta alrededor del interior y exterior de la edificación, suministrando un cubrimiento redundante.

Esto puede parecer excesivo, afirma Breezee, pero debido a la ubicación del centro comercial que se encuentra a solo 1.5 millas (2.41 kilómetros) del Aeropuerto Internacional de St. Paul/Minneapolis, los promotores y oficiales de construcción querían estar preparados para lo que podría ocurrir en el peor de los casos, como el rompimiento de una línea debido a un accidente aéreo. 
"Usted no puede diseñar un sistema teniendo en mente un 747, pero tiene que pensar en ello," afirma. "También tenemos aquí inviernos muy severos, y aunque la posibilidad de que una tubería principal de 10 ó 12 pulgadas (254 ó 305 milímetros) se congele no es muy alta, esto podría ocurrir cuando usted planea una construcción de 4.2 millones de pies cuadrados (390.000 metros cuadrados), usted quiere estar seguro de que ha considerado todas las posibilidades.

Además, el proyecto incluyó una variedad de retos inusuales para los contratistas y oficiales que trataban de satisfacer las equivalencias del Código Uniforme de Construcción. Por ejemplo, ¿cómo pueden los diseñadores que buscan crear un ambiente abierto y espacioso con áreas recortadas entre los pisos cumplir con los requerimientos del código para el manejo del humo? ¿Cómo pueden construir una sección del centro comercial con acero expuesto y armaduras con bóvedas en arco mientras cumplen con los requerimientos de resistencia al fuego?. Si el centro comercial iba a tener como arrendatario a Lego Land, ¿cuáles criterios sobre seguridad contra incendios deberían regir en el área que iba a ser llenada con plástico? Y, ¿cómo un proyecto de cinco niveles puede cumplir con un código que especifica que los centros comerciales pueden incluir sólo tres niveles para ventas al por menor?
Resolver aspectos tan diferentes forzó a los diseñadores a considerar los aspectos únicos de cada área de manera independiente, teniendo en cuenta el esquema global de protección contra incendios del centro comercial. En otras palabras, los oficiales y contratistas no podían permitirse perder el bosque por unos pocos árboles, sino que también debían poner sus ojos entrenados sobre los riesgos específicos de cada árbol joven en particular.

Al final, el sistema que desarrollaron reunió numerosas armas de protección contra incendios, que fueron aplicadas de manera nueva e innovadora.

Monitoreo
Debido a que el centro comercial es tan grande, este se dividió en 131 zonas de control de humo y rociadores automáticos. Dentro de estas zonas, un sistema Simplex completamente integrado con el sistema de seguridad del centro comercial le permite al personal que se encuentra en el subnivel del centro de seguridad monitorear cerca de 2.800 puntos a lo largo de la edificación. Gracias a los detectores de humo y censores de interruptores de pisón, flujo y presión en todos los diferentes sistemas, el personal del centro es puesto sobre aviso por la presencia de calor y humo en una emergencia. Además, 4.100 dispositivos periféricos asociados con conductos, vigas, calefacción y otros tipos de detectores alertan a las autoridades del centro comercial sobre problemas potenciales. 
"Nuestro sistema de monitores no tiene rival," afirma Goering. "Tenemos 2.800 puntos donde podemos detectar inmediatamente un problema en nuestro centro de seguridad, el cual cuenta con personal las 24 horas del día. Con el tamaño del cuerpo de seguridad del centro comercial, si ocurre una señal, podemos tener un oficial allí en 30 segundos."
Control y contención de humo
Como el centro comercial incluye muchos espacios abiertos carentes de barreras duras como láminas de roca y entramados de acero, la acumulación de humo era una gran preocupación. Por esta razón, el centro comercial cuenta con un sistema de presurización y evacuación de humo completamente integrado con el sistema de manejo de energía. Este sistema le permite al centro comercial controlar el humo regulando el movimiento de aire. 
El sistema es reforzado por medio de cortinas de tiro entre los pisos. Las aberturas de los pisos están alineadas verticalmente, y rodeadas por barandas con escudos de vidrio. Mientras que los visitantes del centro comercial pueden considerarlas como una característica atractiva de diseño, los oficiales las ven como una chimenea que ayuda a contener el humo, el cual finalmente es extraído por medio de ventiladores de extracción.

Debido a que el sistema de control de humo del complejo era lo último en tecnología cuando el centro comercial fue inaugurado en 1992, éste estaba sujeto a un gran escrutinio. Jon Nisja, jefe del departamento de investigaciones y desarrollo de códigos para la oficina del Comisario de Incendios del Estado de Minnesota, revisó durante casi dos años el sistema de seguridad humana del centro comercial después de que éste abriera y gran parte de este tiempo lo dedicó a la revisión del sistema de control de humo.
"Esta fue una de las primeras experiencias de nuestra oficina con un diseño basado en el desempeño a gran escala", recuerda Nisja. Para él, el área de mayor preocupación era un centro de entretenimiento en el cuarto piso que incluye centros nocturnos y teatros.

Como el área abre hacia un atrio por dos lados, su seguridad depende principalmente del sistema de evacuación de humo.

Mientras que el centro comercial cuenta con cabezas de rociadores de tamaño normal, una cantidad de "cortinas de agua" hacen que este sistema sea único, afirma Breezee. Al poner las cabezas muy cerca unas con otras, alrededor de áreas como entradas a los pisos, el centro comercial crea cortinas de agua que funcionan como barreras de humo, tal como lo haría una construcción dura. La fuerza del agua en la lucha contra incendios fue igualmente maximizada alrededor del área de juegos del Centro de Imaginación de Lego en el centro comercial. Por sí solas, las piezas plásticas de Lego de una pulgada parecen relativamente inocuas, pero los oficiales sospecharon que las enormes estructuras de Lego que adornan el área podían ser un riesgo de incendio. Para probar su teoría, volaron a la sede principal de Lego en Hartford, Connecticut, y sometieron a un gorila de Lego de 6 pies (1.83 metros) a una prueba de incendio. El resultado: plástico derretido y una nube de humo negro. 
Debido al riesgo de incendio adicional, se diseñó un sistema de diluvio capaz de verter 1.200 galones (4.542.5 litros) de agua por minuto sobre el sitio de Lego, y censores de humo y calor que rodean el área.
Rutas de evacuación
Una característica única del centro comercial es un enorme corredor en el subnivel con control de humo que rodea la estructura. Como una emergencia haría difícil controlar la evacuación sólo a través de las salidas a nivel de la calle, los promotores construyeron salidas hacia las escaleras y túneles, con dos horas de resistencia al fuego, detrás de los espacios de los arrendatarios para dirigir a los compradores hacia el sótano, desde donde pueden salir a través de 10 vías diferentes.
Como el corredor es tan grande, aproximadamente 40 pies (112 metros) de diámetro, uno de los pocos cambios que el grupo de Nisja requirió cuando revisó el centro comercial fue el mejoramiento de la señalización en el subnivel." Hoy en día, hay líneas fluorescentes pintadas en la pared para guiar a las personas hacia las salidas", comenta.

Plan para el manejo de una emergencia
Además de todos los medios de protección físicos, el centro comercial cuenta con un plan de acción de emergencia con el que están familiarizados los gerentes del centro y el personal de seguridad. Este personal entrenado refuerza el sistema de notificación de emergencia, el cual incluye componentes visuales y de audio: luces intermitentes avisan a los usuarios del centro comercial que hay una emergencia, mientras que un sistema de alarma y voz suministra, además, avisos e instrucciones.
A pesar de su descripción del centro comercial como una caja relativamente simple, Breezee admite que hubo que considerar muchas cosas pequeñas al evaluar los diseños, y resolver creativamente muchos problemas para que estos fueran aceptados. En el área de juegos Knott's Camp Snoopy por ejemplo, un lago apodado el Lago Lucy, tuvo que ser adicionado ya que los oficiales determinaron que, si el área era ocupada, sus ocupantes estarían muy lejos de la salida.
También en el Campo Snoopy, los oficiales del código enfrentaron el problema de los brazos de acero que sostienen las armaduras y el de una claraboya enorme a 95 pies (29 metros) por encima del piso. El código requiere que estos soportes tengan una clasificación de tres horas de resistencia al fuego, pero esto requería que los contratistas los revistieran en hormigón, un diseño que sería muy pesado y costoso. La solución: revestir los brazos hasta un punto 15 pies (4.6 metros) por encima de la estructura más alta en el área, y, utilizar por encima de esto un sistema de protección de cortina de agua. La solución intermedia permitió que hubiera protección contra incendios sin que fuera necesario un rediseño completo del área. 
Prueba y mantenimiento del sistema
Dadas las proporciones del sistema de Paul Bunyan, su mantenimiento es un proceso de nunca acabar.
La inspección y prueba del sistema toma aproximadamente 50 semanas del año. 
"Esta edificación es tan grande que, apenas ponemos punto final a las inspecciones del año, es tiempo de comenzar todo de nuevo para el año siguiente, así que todo se hace de manera continua", afirma Goering.
Por razones de seguridad, nadie puede revisar el sistema de protección contra incendios mientras el centro comercial esté abierto. Todo trabajo se realiza entre las 10 p.m. y las 9 a.m., y gran parte se termina a las 7 a.m., cuando está permitida la entrada a la edificación. 
La programación de mantenimiento del sistema incluye la puesta en marcha de cada bomba de incendios una vez al mes durante 10 minutos. Cada año, las bombas son sometidas a una prueba de funcionamiento durante la cual son sometidas a una carga completa y a funcionar al 150 por ciento de su capacidad para asegurar que no haya problemas con el sistema. Esta prueba, dirigida por Grinnell Fire Protection System Co., que consiste en el bombeo de 3.000 galones (11.356 litros) por minuto fuera de cada bomba, es observada por el Cuerpo de Bomberos de Bloomington y un representante de la aseguradora, Factory Mutual.
Además, las válvulas de la edificación son inspeccionadas físicamente una vez al mes, y trimestralmente son sometidas a una prueba de flujo. Las alarmas en las válvulas de tubería seca son probadas trimestralmente, las pruebas de descarga son realizadas anualmente, y las investigaciones de baldeo se hacen cada cinco años. Los detectores de humo y sus respectivos reguladores también son probados anualmente y los cuatro generadores de emergencia de 750 kilovatios son puestos en marcha el primer martes y miércoles de cada mes y probados bajo cargas cada tercer martes y miércoles. Los interruptores de pisón son probados anualmente, así como las alarmas en todos los sistemas de campana de las cocinas.
"El centro comercial está muy bien monitoreado por nuestro propio personal y por un inspector de la ciudad de Bloomington, quien todos los días se encuentra en el lugar vigilando la propiedad existente, y un segundo inspector, quien va al sitio por lo menos tres veces a la semana observando nuevas construcciones," dice Goering.
Por supuesto, la prueba definitiva de un sistema es cómo funciona durante una emergencia real. Afortunadamente, el centro comercial ha experimentado pocas crisis, y durante los pequeños episodios que ha sufrido, el sistema ha funcionado según lo planeado."El día de Navidad de 1992 una cabeza de media pulgada de un rociador se congeló y quedó abierta, este es el único día del año en que el centro comercial cierra. La alarma se apagó, y cuatro minutos después el cuerpo bomberos cerró la válvula del cuarto piso," dice Goering. " Transcurrieron cuatro minutos desde el momento en que la alarma se apagó hasta que el problema fue solucionado."
El centro comercial también experimentó dos pequeños incendios en su área de reciclaje. "Los incendios, atribuidos al vandalismo causaron la activación de un rociador y, en ambos casos, el sistema fue restablecido una hora después", dice Goering.
Goering no considera estos éxitos como triunfos propios del sistema, sino como indicadores de que éste cumple con las rigurosas expectativas del centro comercial.
"El sistema de seguridad humana es muy importante para nosotros", afirma Goering. "Cuando usted tiene tanta gente en una propiedad, obviamente la seguridad es lo primero en la lista de prioridades".

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies