Los edificios de gran altura llegan a las nubes
      Olvido su clave?  

 

Manejo de Emergencias & Materiales Peligrosos

Los edificios de gran altura llegan a las nubes

Por Bill Flynn

Los edificios de gran altura constituyen las maravillas Arquitectónicas modernas, son tema de numerosos catálogos y miembros fundadores del Libro de Guinness de Records Mundiales. Los sitios Web que los relacionan, glorifican, analizan minuciosamente y clasifican son demasiado numerosos para mencionarlos a todos.



Los edificios más altos del mundo

1.

Torres Petronas 1&2 Kuala Lumpur, Malasia, 1998, 88 pisos, 1.483 pies, (452 metros).

2.

Torre Sears Chicago, Illinois, EUA, 1974, 110 pisos, 1.450 pies (442 metros).

3.

Edificio Jin Mao, Shanghai.

4.

Edificio Empire State, Ciudad de Nueva York, Nueva York , EUA, 1.931, 102 pisos, 1.250 pies (415 metros)

5.

Central Plaza de Hong Kong, China, 1992, 78 pisos, 1.227 pies (374 metros).

6.

Torre del Banco de China, Hong Kong.

7.

Amoco, Chicago;

8.

Centro John Hancock, Chicago

Para obtener una lista de los edificios más altos del mundo, visite el sitio Web del Consejo sobre Edificios Altos y Hábitat Urbano.

Los norteamericanos, los canadienses, los suramericanos, algunos europeos y los asiáticos están enamorados de estos edificios. No importa si se llaman rascacielos, edificios de gran altura, o edificaciones altas, éstos seguirán siendo el símbolo del capitalismo.

A partir de la Segunda Guerra Mundial, todas las ciudades importantes del mundo han tenido la experiencia de construir rascacielos. Ciudades como Shangai y Kuala Lumpur en Asia, y Chicago, Los Ángeles, Houston, y Toronto en Norteamérica se han “Manhattanizado”, un término usado alternativamente de manera afectuosa e irónica para describir las ciudades que imitan a la capital de los rascacielos, Nueva York.

Los años noventa fueron en realidad una década lenta para la construcción de edificios de más de 35 pisos de altura, pero los expertos creen que un nuevo auge de la construcción está a la vuelta de la esquina.” Los pronósticos son bastante buenos”, afirma el Dr. Lynn Beedle, director emérito y uno de los fundadores del Council on Tall Buildings and Urban Habitat o CTBUH (Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano) en la Universidad de LeHigh. “La mayor parte de la construcción se realizará en edificios altos debido a la limitada disponibilidad y altos costos de la tierra”.

El consejo creado en los años setenta es una organización internacional patrocinada por profesionales en arquitectura, ingeniería, planeación y construcción para facilitar intercambios en el diseño, construcción, y gerenciamiento de edificios altos.

“La construcción de edificios de gran altura estaba en recesión, hasta hace cinco años, pero luego comenzó a recuperarse, y aún continúa en auge”, afirma Andy Johnson, vicepresidente de mercadeo para el American Institute of Steel Construction, AISC (Instituto Americano de Construcción con Acero). Johnson dice que una vez que las tasas de ocupación tanto comerciales como residenciales caigan por debajo del 10 por ciento, los proyectos de edificación empezarán a tener un sentido económico.

“Ciertas áreas metropolitanas, como Chicago, Boston, Nueva York, e importantes áreas metropolitanas en California, pueden apoyar definitivamente la construcción de más edificios de gran altura”, afirma Johnson.

Un edificio de mínimo siete pisos de altura es calificado como de gran altura, según las definiciones del código tradicional. El Home Insurance Company Building de Chicago, construido entre 1883 y 1884, es generalmente reconocido como el primer edificio de gran altura moderno.

El ingeniero William LeBaron Jenney determinó que las vigas de acero podían soportar el mismo peso que el ladrillo más voluminoso y ancho utilizado en esa época. La estructura de acero también le permitió a Jenney incorporar más ventanas de las que había anteriormente en los edificios altos.

Aunque Chicago comenzó la competencia, la ciudad de Nueva York rápidamente tomó la delantera como la capital de los rascacielos. El primer rascacielos de Nueva York fue el Equitable Building de siete pisos, el cual fue rápidamente sobrepasado por el Tribune Building y el Western Union Building, cada uno con 10 pisos de altura.

Pero el edificio que los historiadores en arquitectura consideran como el primer rascacielos moderno es el Woolworth Building de Nueva York. El arquitecto William Cass Gilbert tardó dos años proyectando 30 propuestas diferentes hasta que Frank W. Woolworth, propietario de la cadena los de almacenes de diez centavos, quedó satisfecho. Construido en un período de más de tres años desde 1910 hasta 1913, el edificio se eleva 792 pies (241 metros) sobre Manhattan.

La realización del Woolworth Building fue posible debido a varias tecnologías desarrolladas durante su construcción. Éste fue el primer edificio sostenido sobre un cimiento tipo “caisson” de concreto que se extiende dentro de un lecho rocoso, el primero en utilizar una construcción de estructura de acero hasta esa altura, y el primer edificio con ascensores de alta velocidad con servicio local y expreso. Apodado la “Catedral del Comercio”. Fue también el primer edificio de gran altura en utilizar un sistema de contraviento, en el cual conjuntos de varillas de acero en el centro de la edificación se combinan con vigas de acero entrecruzadas sobre los muros exteriores para permitir que el edificio pueda soportar vientos fuertes.

El Woolworth Building mantuvo el título del edificio más alto del mundo durante 16 años hasta que se construyó el Chrysler Building en Nueva York en 1929.

El propietario del Chrysler Building, el fabricante de automóviles William Chrysler, y el arquitecto William Van Alen, admitieron abiertamente su deseo de construir el edificio más alto del mundo. Van Alen diseñó el edificio de estructura de acero de 66 pisos, 925 pies (282 metros), con revestimiento de acero inoxidable en la parte superior y de ladrillo para el resto de la estructura,

Cuando el rival y anterior socio comercial de Chrysler, H. Craig Severence, anunció que el también planeaba construir una estructura de 66 pisos, 2 pies (0.6 metros) más alta que la del Chrysler Building, Van Alen y Chrysler recurrieron al engaño para asegurarse que su edificio fuera el más alto del mundo. Secretamente ensamblaron una aguja como remate, de 180 pies (55 metros), dentro de la torre. Cuando estaba próxima la conclusión del edificio, la aguja fue izada hasta su lugar, haciendo que el Chrysler Building fuera el más alto del mundo por una diferencia de 172 pies (52 metros).

La altura del edificio no era su única característica poco usual. El brillante acero “Nirosta” que revestía la torre protegida de los efectos del sol y las gárgolas resplandecientes eran elementos de diseño que nunca antes se habían utilizado en los Estados Unidos. 

El prestigio del Chrysler Building como el edificio más alto duró poco. Un año más tarde, en 1930, el edificio que todavía muchos consideran como el último símbolo de los edificios de gran altura, fue construido: el Empire State Building. Sólo transcurrió un año y 45 días para su terminación, desde la excavación de los cimientos hasta la terminación total, un logro asombroso bajo cualquier circunstancia. Con 102 pisos y 1250 pies (381 metros), continuó siendo el edificio más alto del mundo hasta que las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York de 110 pisos, 1368 pies (417 metros) fueron inauguradas en 1972. Sin embargo, el Empire State Building permanece como un icono del capitalismo norteamericano y ejerce todavía una increíble fascinación sobre muchas personas. Aunque no se encuentra a la cabeza de la lista de los edificios más altos del mundo, es una de las 10 atracciones turísticas más populares en los Estados Unidos, de acuerdo con el Servicio de Parques de los Estados Unidos.

Los encumbrados perfiles de Asia
En la última década, la construcción de edificios altos ha tomado un giro decisivo hacia el continente Asiático.

Desde 1996, las Torres gemelas Petronas en Kuala Lumpur, Malasia, han compartido el título del edificio más alto del mundo. Cada torre tiene 88 pisos y se levanta a 1.483 pies (452 metros) de altura. Pero pronto serán sobrepasadas por el Centro Financiero de Taipei de 1.667 pies (508 metros), actualmente en construcción en Taipei, Taiwán. Y para el 2005 está programada la terminación del edificio Second Lottle World de 1.533 pies ( 467 metros) en Pusan, Corea del Sur. Edificios aún más altos con diseños más elaborados se encuentran en la etapa de planeación. Dependiendo de la financiación y la economía mundial, algunos podrán ser construidos, pero otros no irán más allá de la pantalla del Cad (diseño asistido por computador). La propuesta más extravagante es la llamada Torre Biónica en Shangai, China, una torre residencial de 300 pisos, 3.702 pies (1128 metros) diseñada por arquitectos españoles que utilizan “principios biónicos”, los cuales se definen como la aplicación de los principios biológicos al estudio y diseño de la ingeniería. Esta propuesta todavía se encuentra en etapa conceptual.

Seguridad contra Incendios
Debido a la naturaleza única y a los problemas potenciales sobre seguridad humana asociados con los edificios de gran altura, los requerimientos sobre seguridad humana para los mismos están incluidos en NFPA 101®, Código de Seguridad Humana® (disponible en castellano), y el nuevo Código de Edificación, NFPA 5000.

“Los edificios de gran altura no son a prueba de incendios”, afirma Delbert Boring, director principal del American Iron and Steel Institute, AISI (Instituto Americano de Hierro y Acero). “Existe amplia evidencia de que un edificio resistente al fuego, sin importar cuanta protección tenga la superestructura, debe incluir otras características de seguridad contra incendios”. Boring dice que la ingeniería y el diseño de edificios deben considerar la seguridad contra incendios de los ocupantes, así como la de su contenido.

“Es imperativo que se cumplan los códigos de seguridad contra incendios aun para los pequeños elementos incluidos dentro del contenido de los edificios”, anota.

Ésto es importante, dada la creciente insistencia de los diseñadores de edificios de permitir una utilización más dramática del espacio interior y una construcción del edificio con mayor costo-beneficio.

“Los edificios modernos deben tener capacidad para acomodar todo tipo de servicios electrónicos”, afirma Johnson de AISC. Mientras la tecnología evoluciona, aun teniendo espacio disponible, las personas escogen construir sus propias edificaciones para que cumplan con sus necesidades”. Muchos arquitectos, constructores, y oficiales de la industria del acero creen que los códigos contra incendio autorizados, utilizados para la construcción de edificios altos, restringen su creatividad en el diseño y conducen a desembolsos innecesarios. Es por esto, que el AISC ha creado una comisión directiva con representantes de la NFPA, el AISI, y el American Institute of Architects, AIA (Instituto Americano de Arquitectos) para desarrollar una norma basada en criterios de desempeño para la ingeniería en protección contra incendios de edificios altos de estructura de acero. El comité está compuesto por constructores e ingenieros estructurales y de protección contra incendios, incluyendo a Robert Solomon, ingeniero jefe de protección contra incendios en edificaciones de la NFPA.

“La creación de esta norma basada en criterios de desempeño le dará más libertad creativa abrirá nuevos horizontes para los arquitectos y constructores”, afirma Nestor Iwankiw, vicepresidente de Ingeniería e Investigación del AISC. Johnson afirma que el comité revisará los requerimientos del código para ver cuáles son restrictivos y donde puede modificarse el código, y continuar dentro de las normas aceptables para la seguridad contra incendios. 

“Una gran parte de esta labor es analizar la ingeniería contra incendios y la forma en que se diseñan los edificios”. Con respecto a Gran Bretaña, Australia, Japón y Canadá, estamos atrasados en este tema”, afirma Johnson. “Existe un acercamiento más racional que involucra la ingeniería en protección contra incendios para que estos edificios sean igualmente seguros pero más rentables”. Iwankiw dice que el propósito de la comisión directiva es desarrollar y promulgar prácticas de ingeniería en protección contra incendios efectivas y racionales para edificaciones con estructuras de acero.

El comité también desarrollará y difundirá códigos y normas que apoyen la investigación mientras desarrolla innovadores enfoques de la ingeniería en protección contra incendios para la comunidad dedicada al diseño, explica Iwankiw. “Sobre todo, nos hemos limitado a hacer las cosas como se hacían hace 50 años. Podemos y debemos hacerlo mejor”.

Iwankiw afirma que los arquitectos y los constructores se han quejado durante años de que algunas de las normas sobre ingeniería en protección contra incendios de los Estados Unidos, que se aplican en la construcción de edificios altos, son demasiado restrictivas. Sin Embargo, Iwankiw afirma que la comisión directiva no tiene intención alguna de hacer cualquier cosa que desafíe los documentos de la NFPA.

“Los documentos sobre seguridad contra incendios de la NFPA que se refieren a edificios altos son mucho más amplios”, afirma. “ No habrá conflictos serios”.

Solomon de la NFPA está de acuerdo con Iwankiw. “El desarrollo de un documento basado en criterios el desempeño establece metas y objetivos para cada edificio”, dice Solomon. “Este documento logra que la ingeniería en protección contra incendios esté de nuevo involucrada en el diseño de edificios”. Solomon señala que las opciones de diseño basadas en criterios de desempeño no son nada nuevas para la NFPA. El Código de Seguridad Humana de la NFPA tiene una opción del diseño basado en criterios de desempeño”, anota. Es posible que la“ torre biónica” de 300 pisos en Shangai nunca salga de la mesa de dibujo, pero hay pocas razones para creer que el ritmo en la construcción de rascacielos va a disminuir. “Hay algunas predicciones de que la economía se está descentralizando y que las personas no necesitan vivir y trabajar en las ciudades, pero no hay mucha evidencia de que esto en realidad esté ocurriendo”, afirma Johnson de AISC.

De hecho, según Solomon, varios documentos presentados recientemente en el Sexto Congreso Mundial del CTBUH en Australia hicieron justamente una predicción opuesta. Los edificios altos pueden realmente convertirse en una nueva micro-ciudad autosuficiente. Algún día, usted podrá vivir realmente en una sección residencial de un edificio en los pisos superiores, ir al gimnasio, centros de entretenimiento, y parques al aire libre en los pisos de los niveles intermedios; Trabajar en una oficina en los pisos inferiores; Y realizar todas sus compras en los primeros dos o tres pisos que están dedicados a ocupaciones para ventas al por menor. No necesitará un automóvil, pero si lo tuviera podría estacionarlo en uno de los garajes subterráneos.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies