Nuevo documento para solucionar viejos problemas
      Olvido su clave?  

 

Comisionamiento & Pruebas Integradas

Nuevo documento para solucionar viejos problemas

Por Javier Sotelo

NFPA 3, La mejor herramienta para la puesta en servicio de los sistemas de protección contra incendios

En la etapa de entrega de numerosos proyectos de protección contra incendios se suelen confundir los requerimientos de inspección, prueba y mantenimiento, con los requerimientos para aceptación y recepción de los sistemas contra incendio. Los primeros están establecidos en la NFPA 25,  Norma para la inspección, prueba y mantenimiento de sistemas hidráulicos de protección contra incendio, y, para el caso de sistemas de alarma, en el NFPA 72, Código Nacional de Alarmas de Incendios y Señalización. Los segundos, en cambio, se encuentran definidos en cada una de las normas de diseño e instalación. En la tabla que sigue, se indican el número de la norma y el respectivo capítulo donde se encuentran los requerimientos para la aceptación de cada tipo de sistema contra incendio.

Tipo de Sistema Norma NFPA y capítulo aplicable
Sistemas de rociadores automáticos NFPA 13, Capítulo 24
Sistemas de tubería vertical  NFPA 14, Capítulo 11
Sistemas de agua pulverizada NFPA 15, Capítulo 10
Sistemas de rociadores de agua-espuma NFPA 16, Capítulo 8
Bombas contra incendio NFPA 20, Capítulo 14
Tanques de agua para sistemas contra incendio NFPA 22, Capítulo 17
Redes privadas contra incendio NFPA 24, Capítulo 10


La confusión entre los criterios de aceptación y los requerimientos de inspección, prueba y mantenimiento, lleva a que se den por aceptados sistemas contra incendio de forma errónea, siguiendo los protocolos dados por NFPA 25, sin la ejecución de las pruebas y el cumplimiento de los requisitos documentales establecidos en cada norma específica.

Los capítulos mencionados en la tabla anterior, definen para cada tipo de sistema contra incendio, dos criterios de aceptación: requerimientos documentales y requerimientos operativos. Los requerimientos documentales incluyen toda la información necesaria con la que debe contar el propietario del sistema para la adecuada operación, prueba y mantenimiento futuros; esta información incluye entre otros: planos de diseño y planos finales de obra (as-built), filosofía de diseño y operación, cálculos hidráulicos, especificaciones de materiales instalados, catálogos de equipos, instrucciones de operación de elementos e información de proveedores de repuestos estándar y críticos. Los requerimientos operativos incluyen todas las pruebas necesarias que permiten verificar que el sistema opera correctamente, entre éstas podemos mencionar: prueba hidrostática, lavado de tubería, prueba de desempeño para bombas, prueba de flujo en sistemas de tubería vertical y pruebas de operación y flujo en sistemas de aspersión de agua.

Algunas veces estas pruebas de recepción no siguen una metodología planeada y documentada, sino que se dejan para el último minuto; en estos casos, lo mejor que puede ocurrir es que todo funcione bien; sin embargo si, por el contrario, se encuentran problemas o necesidades de corrección, en muchas ocasiones éstas quedan como actividades pendientes, que si no se resuelven de manera adecuada e inmediata el sistema queda operando de forma incorrecta.

Si enmarcamos la dirección de un proyecto de protección contra incendios dentro de la metodología establecida por el Project Management Institute en su Guía de fundamentos para la dirección de proyectos (Guía del PMBOK, cuarta edición), encontramos que esta metodología define cinco grupos de procesos para la ejecución de cualquier proyecto; uno de estos grupos se denomina, “grupo del proceso de seguimiento y control”, que contiene trece procesos específicos, todos referidos al monitoreo, análisis y observación del desempeño de un proyecto. El beneficio clave de este grupo de procesos radica en que el desempeño del proyecto se mide de manera sistemática y regular, con lo que se pueden identificar variaciones respecto del plan original. El grupo de procesos de seguimiento y control acompaña al proyecto desde el inicio hasta el cierre y es en este grupo donde se deben definir cuáles son los mecanismos de control de calidad, pruebas operativas y procedimientos similares que se deberán llevar a cabo para lograr el cumplimiento del objetivo del proyecto; esto significa que en un proyecto contra incendio las pruebas de aceptación y verificación deben estar programadas inclusive desde el proceso de diseño, verificando el cumplimiento normativo, regulatorio y  de cubrimiento del riesgo con lo diseñado.

Siguiendo este modelo, la propuesta para que estas tareas no se dejen únicamente para el final, es llevar a cabo un plan lógico, documentado, aceptado por las partes, que desde el principio del proyecto defina los momentos en que cada sistema debe ser revisado y probado para su aceptación por separado, los momentos en que los sistemas se prueben de forma integral y, adicionalmente, se genere un ciclo de revisiones permanentes y mecanismos de corrección adecuados. Este es el objeto y alcance de la NFPA 3, Práctica recomendada para el comisionamiento y pruebas integradas de sistemas de protección contra incendios y de seguridad humana, cuya edición 2012 está recientemente publicada.

Primero que todo veamos el alcance y aplicación de la NFPA 3; el Capítulo 1 (Administración), nos indica que esta práctica recomendada provee los procedimientos, métodos y documentación para la puesta en servicio y las pruebas integradas de las protecciones activas y pasivas contra incendio y de los sistemas de seguridad humana y sus interconexiones con otros sistemas del edificio. La NFPA 3 se puede aplicar a los siguientes sistemas de protección contra incendio activos y pasivos y sistemas de seguridad humana (Ver el listado completo en NFPA 3-2012:1.3.1):

  • Sistemas fijos de supresión y control de incendios
  • Sistemas de detección y alarma de incendios
  • Sistemas de comunicación de emergencia
  • Sistemas de control y manejo de humos
  • Sistemas de suministro de energía
  • Sistemas de prevención y control de explosiones
  • Sistemas de ascensores
  • Sistemas de medios de egreso y sus componentes
  • Sistemas de barreras cortafuego y cortahumo
  • Sistemas asociados con la operación de cocinas comerciales
  • Otros sistemas que intervengan en la protección contra incendio y la seguridad humana (control de acceso, procesos críticos, entre otros).

Como en toda norma NFPA, en el capítulo 2 encontramos las normas de referencia y en el capítulo 3 las definiciones. El apartado 3.3.3.1 define la puesta en servicio como el proceso sistemático que provee la confirmación documentada de que los sistemas del edificio funcionan de acuerdo con los criterios de diseño previstos y satisfacen las necesidades operacionales del propietario, incluyendo el cumplimiento con las leyes, regulaciones, códigos y normas aplicables.

ítulo 5 inicia el componente operativo del documento; allí encontramos que la puesta en servicio de un sistema contra incendio debe definirse a partir de la división del proyecto en cuatro fases o etapas en el siguiente orden:

  1. Fase de planeamiento
  2. Fase de diseño
  3. Fase de construcción
  4. Fase de ocupación

En la fase de planeamiento (3:5.2) se define el personal que integrara el equipo de puesta en servicio con sus funciones durante todo el proceso. Este equipo debe tener unas cualidades y requerimientos o calificaciones técnicas y profesionales que se especifican en el capítulo 4 de la NFPA 3, es decir, que ya se cuenta con una herramienta para definir las competencias adecuadas del personal que participe en una puesta en servicio.

La fase de planeamiento debe definirse a partir de dos conceptos nuevos que nos introduce la NFPA 3: las bases de diseño (Base of Design) y los requerimientos del propietario (Owner´s Project Requeriments); estos son los documentos desde donde se inicia la definición, el planeamiento y el alcance de la puesta en servicio.

En el capítulo 5, (3:5.3, 3:5.4 y 3:5.5), se encuentran las actividades de puesta en servicio que se desarrollan en las fases de diseño, construcción y ocupación del edificio; estas actividades deben ir siempre ligadas a lo definido en la fase de planeación y a lo establecido en las bases de diseño y en los requerimientos del propietario.

El capítulo 6, Puesta en servicio de sistemas integrados, define los requerimientos para la puesta en servicio de sistemas integrados contra incendio y seguridad humana. En el capítulo 7, Pruebas de sistemas integrados, se describen las pruebas que demuestren esa operación integral de los sistemas; sin embargo, las pruebas de operación integral se realizarán una vez que los sistemas instalados hayan sido aceptados individualmente según los criterios establecidos en la norma aplicable de cada sistema (ver tabla anterior) y lo definido en las especificaciones del proyecto. Es decir, si un edificio cuenta con sistema de rociadores automáticos, sistema de detección y alarma, bombas contra incendio y control de ascensores, primeramente se deben llevar a cabo las pruebas de aceptación de cada sistema y, una vez que éstos sean probados y aceptados de forma independiente, se desarrollan las pruebas de integración de sistemas entre sí. Este es un proceso equivalente a un diagrama de causa–efecto entre sistemas contra incendio y filosofía de operación, es muy importante tener en cuenta que este diagrama causa- efecto, debe estar definido en las bases de diseño y en los requerimientos del propietario, así como estar integrado desde la fase de planeamiento de la puesta en servicio.

En el Capítulo 8, Reiteración de la puesta en servicio y puesta en servicio retroactiva, encontramos una herramienta para llevar a cabo la puesta en servicio sobre sistemas existentes que habían sido puestos en servicio anteriormente (reiteración de la puesta en servicio) o que, al momento en que fueron instalados, no habían seguido los lineamientos del proceso de puesta en servicio expuestos en NFPA 3 (puesta en servicio retroactiva). Este capítulo no define frecuencias para la reiteración de la puesta en servicio, sino que esta frecuencia la debe definir el plan de puesta en servicio que se realiza en la fase de planeamiento (3:5.2).

En el capítulo 9 y en el Anexo C, se presentan modelos de formularios para el desarrollo e informe de la puesta en servicio. Estos formularios pueden ser modificados por el equipo de puesta en servicio de acuerdo con sus requerimientos específicos.

Aunque apenas hemos presentado un breve resumen de la NFPA 3, podemos ver la gran oportunidad que nos brinda la NFPA a través de esta práctica recomendada, para que, de una manera organizada y documentada, aseguraremos que los sistemas activos y pasivos contra incendio y los sistemas de seguridad humana, trabajen de forma correcta e integrada. Si bien su aplicación actual está enfocada a edificios, los criterios de la NFPA 3 pueden ser llevados a diferentes proyectos contra incendio en otro tipo de ocupaciones.

JAVIER SOTELO, es uno de los directores de la Sección Latinoamericana de la NFPA y director de OSHO INGENIERÍA, firma de ingeniería contra incendio con oficinas en Colombia, Panamá y Costa Rica ()

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies