Sobrecarga sensorial
      Olvido su clave?  

 

Lugares de Reunión Pública, Discotecas & Egreso

Sobrecarga sensorial

Por

Light and Sound Alarm feature hed0717

En una carrera para sacarle ventaja a la competencia, los presentadores de eventos en vivo estimulan la experiencia sensorial con una vertiginosa variedad cada vez mayor de efectos visuales. Pero ¿cuál es el impacto de todo este espectáculo sobre los sistemas y procedimientos que tienen como finalidad brindar seguridad humana?

Lo último que se les ocurre a la mayoría de los civiles, cuando se dirigen a ver a su banda favorita o el estreno de una muy esperada película, es la seguridad del lugar.

Pero para aquellos de nosotros en la industria del cuidado de la seguridad humana y contra incendios – los ingenieros de protección contra incendios, los funcionarios de los códigos de incendio, los diseñadores de protección contra incendios, y otros profesionales de seguridad humana y contra incendios – el desafío de trabajar con compañías de producción y espectáculos para garantizar la seguridad de las estructuras para reuniones públicas es siempre nuestra prioridad. Cuando se trata de decidir qué medidas de seguridad incorporar en un espectáculo, es importante plantear ¿qué nivel de riesgo están dispuestos a aceptar? y más importante aún, ¿tienen la capacidad de asumir la responsabilidad que implica una decisión?

He estado trabajando en el negocio de protección contra incendios durante 35 años – 27 de estos entre los bomberos, y 21 de esos 27 en la oficina de prevención de incendios de una ciudad de tamaño medio en el estado de Washington.

Además, pasé ocho años trabajando como asesor para una importante compañía internacional de ingeniería y protección contra incendios, cubriendo todo tipo de cuestiones desde reclamos por subrogación de fatalidades hasta investigaciones por incendios fuera de Estados Unidos y protección de ocupaciones para reuniones públicas y seguridad humana y contra incendios en ocupaciones minoristas. Durante mi carrera con los bomberos supervisé requisitos de protección contra incendios para una cancha de hockey con 8000 asientos que podía albergar a casi 12000 espectadores durante conciertos o eventos especiales.

Inspeccioné docenas de ocupaciones para reunión pública con capacidad desde 60 hasta 1000 ocupantes, con y sin entretenimiento en vivo o venta de estupefacientes. He sido vocero de los desafíos que enfrenta la industria de seguridad humana y contra incendios para encontrar maneras de trabajar con compañías de producción y espectáculos e instruirlas acerca de la importancia de incorporar medidas de seguridad en sus planos de estructuras para reuniones públicas con el fin de protegerlas contra desastres y responsabilidades.

Una importante tendencia enfrentada por la industria es la creciente intensidad de las capacidades audiovisuales en ocupaciones para reunión pública, y lo que puede significar para la seguridad humana de los ocupantes. El sonido, proveniente de todas las direcciones y con una potencia y un volumen que excede ampliamente los producidos por lo equipos de audio en el hogar es cada vez más fuerte y más envolvente y literalmente rodea a los oyentes. A esto se suman además una serie de efectos visuales, desde luces estroboscópicas hasta hológrafos, que estimulan la sumersión en los espectáculos; la tecnología tridimensional, que utiliza anteojos individuales para “insertar” a los espectadores en el entorno, hoy es tan avanzada que los participantes pueden fácilmente perder su relación con el entorno real, lo cual es básicamente la intención del productor. La pirotecnia, a veces sobre el escenario, a veces en todo el lugar, crea una sensación de inmersión y participación que a veces no es posible en el confort de un home theater en el hogar.

Lo que solía ser una simple cuestión de requerir que la notificación audible sea más fuerte que el sonido del ambiente, y que la notificación visual sea visible en todo el lugar, ahora resulta no solo insuficiente sino casi imposible de lograr en muchos lugares. Las luces de salida verdes o rojas se pierden en el panorama visual que ofrece el entretenimiento para nuestra diversión. La necesidad de entretener, junto con la necesidad de proteger, ha crecido radicalmente durante los últimos 20 años, ¿pero adivinen qué es lo que con frecuencia se extrae primero del bolsillo del dueño?

Estas nuevas y emergentes tecnologías de entretenimiento plantean importantes desafíos para los profesionales de la seguridad. No obstante, al utilizar NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, podemos brindar un nivel aceptable de seguridad sin obstaculizar las normas de desempeño de los centros de entretenimiento. Sin lugar a dudas, cumplir con el código es un paso importante en la dirección correcta. Asistir a los gerentes del lugar y a los productores de espectáculos en la comprensión y aplicación de los códigos es también un paso positivo.

Más grande, más fuerte, más brillante

Los gerentes de las ocupaciones para reunión pública pueden crear condiciones inseguras en sus instalaciones ya sea intencional o inadvertidamente. Es posible que ignoren o retrasen el reemplazo de luces de salida quemadas o que dejen obstrucciones en los pasillos de egreso. Para evitar que la gente ingrese sin pagar, es posible que algunos bloqueen intencionalmente las salidas sin darse cuenta del impacto que esto tendría durante un egreso de emergencia. Los denominadores comunes que involucran la muerte o lesiones en estos lugares incluyen la falta de rociadores, salidas bloqueadas o restringidas, anuncios por voz deshabilitados, y una falta de capacitación adecuada de los encargados para manejar las multitudes. Pero si aplicamos los tres principios básicos de la prevención contra incendios – ingeniería, aplicación y educación – para abordar estos problemas, sería de esperarse que se redujeran ampliamente las posibilidades de producirse incidentes que generen muertes o lesiones.

sobrecargasensorial 01

Ojalá fuera así de simple. La amenaza mínima de recibir penalidades por ignorar las violaciones del código de incendios en contrapartida al inmediato gasto real por tener que corregirlas hace que algunos operadores sigan ignorando estas cuestiones y, muy frecuentemente, adopten una mentalidad de “hasta que nos descubran”. La creciente necesidad de subir las apuestas para el entretenimiento en vivo – y ofrecer algo que el entretenimiento a demanda o Internet no puede ofrecer – puede implicar que el hecho de mantener la rentabilidad entre en conflicto el hecho de mantener los elementos de seguridad humana.

El sonido masivo y los correspondientes efectos luminosos se han convertido en el rigor de los presentadores. Una variedad de actos musicales, desde bandas de heavy metal hasta artistas de música electrónica, han producido sonidos en vivo que superan los 130 dB, lo que sobrepasa o compite con el sonido del motor de un avión a reacción muy cerca nuestro. A modo de comparación, un sonido de 150 dB es suficiente como para generar una ruptura de tímpanos; los fuertes conciertos de rock por lo general se acercan a los 120 dB, lo que es 32 veces más fuerte que una conversación de 70 dB en un restaurante. Un tono de voz normal es de aproximadamente 60 dB. Cualquier sonido superior a los 100 dB se considera “extremadamente molesto”. La sección 18.4.1.2 de NFPA 72®, Código Nacional de Alarmas de Incendio y Señalización, establece que los niveles de presión del sonido ambiente con todas los aparatos de notificación audible en funcionamiento no deben exceder los 110 dB a una distancia de audición mínima.

Los lugares de mayor dimensión se enfrentan al desafío de proporcionar lo que ellos consideran niveles de sonido aceptables (y lo que nosotros en la industria consideramos dolorosos) a la audiencia en las ubicaciones más alejadas, asegurando que tengan una experiencia tan memorable como aquellos sentados en el piso. Aumentar la cantidad y ubicaciones de los parlantes empeora el problema, haciendo que se mantenga el nivel de sonido en todo el lugar sin contar con ningún área con menor volumen.

Los fabricantes y constructores de parlantes están superando sus límites sobre cuánto sonido puede ser producido. Imanes más precisos, que ajustan la masa del cono y otras partes móviles, la forma, área y desplazamiento del cono, e incluso la forma de la propia caja están llevando a nuevos, y más dolorosos niveles máximos de decibeles. Recuerden que el volumen es verdaderamente una medición de la presión y que los volúmenes fuertes pueden crear una presión real, que incluso puede ser percibida por alguien como un movimiento que no es natural – y confuso – de sus órganos internos.

Las luces láser, que alguna vez fueron de vanguardia en el entretenimiento visual, son ahora una característica común o incluso se ven ensombrecidas por los efectos computarizados que definen las más modernas experiencias de sumersión. Grupos y series de luces coreografiados para hacer sonar “fuegos artificiales” virtuales que afectan nuestra capacidad de reconocer la realidad, y la tecnología tridimensional que puede desorientar a los espectadores al punto de perder su equilibrio, son consideradas por muchos productores como elementos clave para hacer delirar a los críticos y hacer explotar las taquillas. Las mismas luces que se utilizan para el comienzo o fin de una canción pueden ser fácilmente confundidas, no obstante, con luces estroboscópicas de emergencia. Las luces y sonidos diseñados en conciertos para llevar a la audiencia a ver, oír y creer lo que en realidad no existe son la nueva moda. Antes, el temor por generar una actividad convulsiva a través del uso de luces estroboscópicas figuraba dentro de los mayores riesgos en la iluminación para entretenimiento. Ho y ya se largó la carrera por encontrar maneras más eficientes de desorientar a los espectadores perfectamente sanos tan simplemente para aumentar la intensidad de sus experiencias visuales.

decibeles

Ingeniería, aplicación y educación

Las subsecciones 12.4.8 y 13.4.8 de NFPA 101 exigen que se aumente la iluminación y que se interrumpan los sonidos o las ilustraciones que entran en conflicto en ciertos edificios de diversión cuando se identifica una condición de emergencia. Pero con la música tan fuerte y las luces tan recreativas, ¿sabemos con certeza que los operadores de esos medios se enterarán de que existe una emergencia? Esta información debe ser comunicada al productor del espectáculo, a los técnicos de iluminación y sonido, y a los artistas. Todas las partes deben conocer los requisitos y las consecuencias asociadas con el incumplimiento de los códigos.

Es por esta razón que NFPA 101 exige la utilización de la Evaluación de Seguridad Humana (LSE) para este tipo de lugares. La LSE exige que el lugar cuente con un plan firme que considere los miles de riesgos y escenarios de respuesta, entre ellos los medios y métodos para abordar las estrategias de comunicación y notificación a los asistentes cuando surge un problema. Es importante recordar que las señales de alarma de incendio deben ser enviadas siempre en una ubicación constantemente asistida – existen excepciones, pero necesitamos concentrarnos en los requisitos de las subsecciones 12.4.8 y 13.4.8 que mejor protegen a los ocupantes.

Imaginen una situación de emergencia en un lugar para entretenimientos de grandes dimensiones y en el que se realiza un evento de música en vivo. Podemos asumir que con un sonido muy fuerte (que supera los 115 dB) e iluminación y efectos visuales de vanguardia, un sistema de alarma de incendio estándar que cumpla con el código será totalmente ineficaz al momento de notificar a los ocupantes sobre una situación de emergencia. En un concierto el sonido se mezcla en una ubicación central que controla el volumen general que llegará hacia la audiencia; y requiere de un aparato de notificación como un dispositivo de luz estroboscópica/ bocina colocado en el tablero de sonido que alertaría a los técnicos sobre una emergencia, y ellos deberían reducir automáticamente el volumen de salida al activarse este dispositivo. Los requisitos asimismo especificarían si la información necesaria para la audiencia sería comunicada a través de un mensaje previamente grabado o por los técnicos con un micrófono e instrucciones sobre lo que deben anunciar.

De manera similar, la luz de sala, tanto para el escenario como para la sala, habitualmente es controlada desde una ubicación central, generalmente ubicada detrás de escena. Al igual que con los requisitos para el sonido, se requeriría de una luz estroboscópica/ bocina y de un conjunto minucioso de instrucciones sobre lo que debe encenderse y apagarse para abordar cualquier problema con la iluminación del ambiente. Se puede controlar la iluminación de efectos especiales ya sea en la ubicación del sonido o de la iluminación, o en su propia ubicación, con su propio dispositivo de notificación y conjunto de instrucciones para los operadores. Si agregamos los requisitos de certificación para los operadores y la prueba funcional de cada dispositivo de notificación antes de cada show, alcanzaremos el nivel deseado de seguridad para el lugar.

sobrecargasensorial 02

¿Podemos exigir que un lugar coloque a un asistente calificado en una ubicación constantemente asistida? Por supuesto que sí. Dependiendo de la jurisdicción, podemos exigir que el personal del cuerpo de bomberos capacitado permanezca allí a expensas del propietario. ¿Podemos exigir que los técnicos del espectáculo y del sonido cuenten con la capacitación adecuada sobre cómo reaccionar ante una condición de incendio? Por supuesto que sí. ¿Podemos exigir que se instale un dispositivo de notificación visual tanto en las ubicaciones de control del sonido como de iluminación? ¿Podemos ofrecer también una capacitación de certificación para operadores, capacitación para los responsables calificados de manejar las multitudes y asistentes, y permitir descuentos en las tarifas para la instalación de estos dispositivos adicionales? Por supuesto que sí.

Si los artistas, productores y personal de apoyo en el club nocturno The Station en Rhode Island hubieran sabido acerca de estas necesidades y hubieran estado capacitados para reaccionar de la manera adecuada, es posible que algunas, si no todas, de las 100 vidas perdidas trágicamente en el catastrófico incendio esa noche del 2003 se hubieran salvado. Todas las partes deben comprender cómo se transmite la señal a un técnico de sonido, técnico de iluminación y a los artistas, y qué acciones deben realizarse para mantener la seguridad de los asistentes en una condición de emergencia. Muy frecuentemente, no obstante, los técnicos de sonido e iluminación no están capacitados para reaccionar adecuadamente en caso de una emergencia de incendio. Este tipo de educación, o falta de la misma, no es fácilmente identificable en las inspecciones aleatorias efectuadas por los organismos responsables de la aplicación de los códigos. El Plan de Operaciones y Manejo de las Instalaciones, un componente de la LSE, exige que se definan con claridad los canales de comunicación y la autoridad entre todas estas partes relacionadas.

Si bien incorporar medidas de seguridad en ocupaciones para reunión pública puede ser un desafío, desarrollar un entendimiento mutuo entre la industria de seguridad humana y contra incendios, los funcionarios del código, la industria del espectáculo, y los operadores del lugar es un paso crítico para asegurar que los asistentes vivan una experiencia inolvidable al mismo tiempo que permanecen seguros. La industria de seguridad humana y contra incendios debe apreciar la naturaleza evolutiva de la industria del entretenimiento y trabajar para establecer soluciones que complementen los objetivos de las compañías de espectáculos. Los ingenieros pueden brindar los mejores sistemas posibles de detección y supresión y los encargados del cumplimiento pueden ser lo más diligentes posible en la aplicación de los códigos prescriptivos diseñados para brindar seguridad humana y contra incendios – pero el siguiente paso en este viaje es la educación de los operadores del lugar, los propietarios, los gerentes, los productores y técnicos, para centrar la atención en el papel que deben tener en la protección de sus asistentes.

La solución de este problema requiere de los tres principios básicos: ingeniería, para mantenerse actualizado con las tecnologías emergentes y seguir brindando las mejores soluciones para la detección y protección contra incendios; aplicación, la constancia de recordarles a los operadores que es ésta una cuestión que no pueden ignorar; y educación, para ayudar a los operadores a comprender los problemas y ser parte de la solución. Como en la mayoría de las cuestiones relacionadas con la seguridad contra incendios, la aplicación alcanzará únicamente a aquellos que pueden ver y durará únicamente mientras podemos seguir mirando. Decirle a alguien que haga algo puede ser marginalmente efectivo; enseñarle a hacerlo y explicarle la importancia de hacerlo puede traducirse en mejores índices de cumplimiento y retención.

A medida que surgen maneras más nuevas, más brillantes, más grandes, más fuertes y más espectaculares para animar los espectáculos que disfrutamos, es necesario que pongamos en esta ecuación, un esfuerzo igual o mayor en el lado de la seguridad. La seguridad en cualquier lugar debe seguir siendo un punto de venta, y exigirá de la acción, esfuerzo y motivación de todas las partes interesadas. ¿Pueden realmente decir que el esfuerzo es demasiado como para enfrentarlo? Yo no puedo.

Warren Burns es líder de práctica regional en Telgian Engineering&Consulting. Actualmente forma parte del comité técnico para NFPA 1221, Norma para la Instalación, Mantenimiento y Utilización de Sistemas de Comunicaciones de Servicios de Emergencia.

Recursos de seguridad para eventos

nfpa.org/101®,

el Código de Seguridad Humana incluye la Evaluación de Seguridad Humana, una herramienta incluida en NFPA 101 dirigida a diseñadores, gerentes e inspectores de instalaciones para eventos.

También hace referencia a una serie de áreas que son de suma importancia para los socorristas.

eventsafetyalliance.org

La Alianza de Seguridad en Eventos (Event Safety Alliance®) es una organización dedicada a promover la seguridad humana en todas las fases de la producción y realización de un evento. El grupo publica la Guía de Seguridad en Eventos, un recurso dirigido específicamente a la industria de eventos en vivo que cumple con las mejores prácticas operativas y que recurre a normas de seguridad humana existentes y a los conocimientos de los profesionales de la industria.

esta.org

La Asociación de Tecnología y Servicios de Entretenimiento es un grupo de la industria cuya misión incluye aumentar la seguridad a través del desarrollo de normas y certificaciones. 

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter